Descubre cómo actuar si tu pareja se ha marchado de casa y ha vaciado las cuentas bancarias.

MI CÓNYUGE SE HA MARCHADO DE CASA Y HA VACIADO LAS CUENTAS

Hablamos hoy del supuesto en el que, después de una discusión o, incluso, sin mediar palabra, uno de los cónyuges decide marcharse de casa “a la francesa”, esto es, sin avisar al otro ni dar más explicaciones. Esta acción, que podría verse con alivio en según qué casos, se complica en el supuesto en que el que se queda descubre que, al tiempo de desaparecer, su pareja ha vaciado las cuentas del matrimonio, con todo lo que ello supone.

Se mezclan -entonces- sentimientos de incredulidad, dolor, afrenta y hasta una cierta sensación de despojo que, como primer impulso, puede llevarnos a la comisaría de policía más cercana para presentar una denuncia por “robo”.

A este respecto hay que advertir que cuando se habla de “presentar una denuncia” lo que se está haciendo, en realidad, es poner en conocimiento de la autoridad una conducta que, conforme al Código Penal,  debe ser constitutiva de delito. Y nada más lejos de la realidad hay en estos casos que estamos comentando, por mucho que nos duela.

En efecto, si no ha mediado violencia, intimidación o abuso de la vulnerabilidad de la víctima (hablamos de menores de edad o personas con discapacidad), el artículo 268.1 CP declara exentas de responsabilidad criminal esas conductas, dejando únicamente abierta la vía civil. A efectos prácticos, ello se traduce a que hay que esperarse a la liquidación del régimen económico matrimonial y en esa sede acreditar el despojo, para que sea considerado como pago a cuenta de lo que haya de corresponderle en dicha liquidación y, si hubiere exceso respecto de la cuota, exigir el reintegro.

Por otro lado, téngase cuenta que nadie está obligado a vivir con quien no quiere y que es lícito marcharse de la vivienda familiar. Eso sí, con la advertencia de que en ese caso tiene plazo de 30 días para interponer demanda de separación o divorcio en el juzgado.

A partir de esa fecha, si no hay proceso en marcha, podría denunciarse el abandono por la vía penal.

Como siempre, se trata de no perder la calma, templar y recabar todas las pruebas que tengamos, para acudir cuanto antes a un profesional y seguir su consejo.

Por José Ramón Sáez/abogado