LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿ES POSIBLE?

LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿Es posible?

Hablando de: Custodia compartida “No nacemos sabiendo ser padre o madre y a veces necesitamos ayuda para aprender a serlo. Ante la ruptura no dejamos de ser familia solo hemos de buscar o adquirir las habilidades necesarias para mantener la RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

¿Es posible? 

www.contigoeducapadi.com

Con la llegada de un hijo la vida te cambia, descubrimos un nuevo mundo. Lo importante para los futuros padres es el bienestar y necesidades de sus hijos. Todo es alegría, y aceptación ante los nuevos desafíos que suponen la maternidad/paternidad. Las familias se unen para ayudar a los nuevos papas en todo lo que necesitan. En definitiva todo el sistema familiar se reorganiza ante el nuevo y bien venido cambio fluyendo de forma positiva.

De forma implícita existe en las parejas RESPONSABILIDAD COMPARTIDA. Adaptando sus roles en función del aprendizaje adquirido de sus padres. Sin ser conscientes somos capaces de llegar acuerdos y a organizarnos en nuestra vida cotidiana de forma positiva por el bienestar de nuestros hijos y por nosotros mismo.

Entonces, ¿Puede ser posible la custodia compartida?

Por supuesto que sí, y además se pueden adquirir habilidades positivas de parentalidad si nuestro rol en la familia ha sido menos activo. La custodia compartida fomenta la igualdad de derechos y deberes de los padres/madres reforzando la RESPONSABILIDAD COMPARTIDA.

Nos enfrentamos a un cambio que requiere un periodo de adaptación y reestructuración de todo el sistema familiar para el bienestar de todos sus miembros (padres, hijos, abuelos, hermanos ,etc).

Los niños aunque no convivan con su padre/madre bajo el mismo techo necesitan tener un entorno, unos hábitos y unas norma familiares que les otorguen estabilidad y les den cierta tranquilidad a su vida muy próxima a la que tenían antes de la ruptura; por ello hemos de procurarle una atención similar a la que recibía antes de la separación/divorcio para que le/s afecte lo menos posible.

Se separan los padres, no los hijos y estos necesitan a ambos progenitores.

Custodia compartida no quiere decir que los hijos pasen exactamente el mismo tiempo con el padre y con la madre sino que ambos contribuyen a su mantenimiento, crianza y educación en forma proporcional a sus recursos, a los del otro progenitor y a las necesidades del niño. Para que este modo de régimen convivencial funcione y sea beneficiosa para padres e hijos es conveniente:

  • Cierto entendimiento comunicacional, coordinación y colaboración entre los padres para hacer frente a los problemas cotidianos que plantea la convivencia con los hijos.
  • Relación fluida entre los padres.
  • Criterios educativos similares.
  • Grado de flexibilidad ante circunstancias cotidianas.
  • Respetar la decisión voluntaria y libre de los menores.
  • Proximidad geográfica para evitar un desarraigo social, escolar y familiar.
  • Respeto hacia las decisiones tomadas en el otro hogar.
  • Conveniente que sea decidida por ambos progenitores. La Custodia Compartida Judicial va a provocar muchos más conflictos y roces entre la pareja que otro sistema. Siempre deben primar el beneficio del menor sobre el principio de igualdad de los padres.

Si estas condiciones mínimas no se dan, el/la niño/a es posible que acabe convirtiéndose en una especie de sin techo”, con dos casas. Estar siempre con la maleta de una lado para otro, aun cuando tenga un dormitorio y artículos personales en cada uno de los domicilios, no deja de estar en continua mudanza.

 

Nuestros miedos y creencias erróneas cuando se derrumba la estructura familiar convencional nos ciega reclamando la IGUALDAD del padre y madre, provocando graves conflictos interpersonales que perjudican a nuestros hijos. Nos olvidamos de las necesidades de nuestros hijos y lo capaces que éramos de solventar cualquier problema cotidiano.

 

CLAVES PARA COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD PARENTAL

  • Hacer acuerdos que puedan persistir y que requieran pocas modificaciones. Los niños necesitan cierta estabilidad y ustedes ahorro en litigios.
  • Si tienen dificultades para llegar a un acuerdo busquen a un profesional NEUTRAL que trabaje con los abogados de ambos antes de iniciar un proceso judicial. Este les ayudará a crear un PLAN DE PARENTALIDAD VIABLE y COHERENTE centrado en las necesidades reales de sus hijos presentes y futuras, circunstancias personales y laborales de ambos progenitores o crear un plan de emergencia antes de que surja un contratiempo.
  • No descalifique al otro (padre-madre) delante de sus hijo/as.
    Facilite la comunicación y la relación entre sus hijos y el padre o la madre, transmitiendo mensajes positivos y favoreciendo actitudes de respeto.
  • No utilice a su hijo como espía para saber cosas sobre la vida de su excónyuge. Si lo hace ha de saber que su hijo estará ante «un conflicto de lealtad». Si no contesta, desagrada a uno de sus padres y, si lo hace, sabe que sus respuestas provocarán un enfrentamiento entre ustedes.
  • No utilice a su hijo como mensajero en la comunicación entre ustedes.
  • Construya una nueva relación con tu ex, basada en la crianza y educación de sus hijos aprendiendo a separar el rol de personas individuales de su rol de padres.
  • En beneficio de sus hijos si creen que tienen dificultades para asimilar la pérdida por el proyecto de vida en común recurran a un Terapeuta Social o Psicológico especializado en duelo para “aparcar” la experiencia matrimonial/o convivencia negativa.
  • Fomente la comunicación con su ex pareja y si durante la convivencia su comunicación era escasa adquieran habilidades de comunicación asertiva.
  • Sean flexibles ante las circunstancias cotidianas y hagan un plan B ante situaciones adversas y emergencias que se dan a diario en la vida de las familias (enfermedad de los niños en periodo escolar, periodos largos de enfermedad ya sea de uno de los padres o de los hijos, reuniones y viajes laborales imprevistos de los padres, enfermedad de un familiar directo, enfermedad propia, imposibilidad de acudir a una tutoría de sus hijos, un accidente laboral, o de tráfico, etc.)

El objetivo es seguir atendiendo adecuadamente las necesidades de sus hijos, físicas, emocionales, y sociales, todas igual de importantes para que todos sean felices y capaces de seguir con sus vidas.

La RESPONSABILIDAD COMPARTIDA tras la separación/divorcio requiere, respeto mutuo, madurez, cooperación y comunicación por parte de ambos padres. No existe un modelo único, usted puede crear el suyo propio adaptado a sus circunstancias personales, laborales y necesidades de sus hijos.

Por MªDolores Manzanera

 

¿PUEDO CONSULTAR CON OTRO PROFESIONAL DURANTE LA MEDIACIÓN?

¿PUEDO CONSULTAR CON OTRO PROFESIONAL DURANTE LA MEDIACIÓN?

Hablando de: ¿Qué profesionales pueden participar en un proceso de mediación?

Quiero acudir a mediación, pero ¿Y si necesitamos consultar a otro profesional? ¿Podemos acudir a otros profesionales durante la mediación o el mediador lo hace todo? ¿Puedo aportar un informe de un especialista?, me han dicho que es un proceso flexible, ¿Significa que podemos tener otros asesores además del mediador o quedamos limitados a éste?.

La flexibilidad de la mediación nos permite contar con la participación de otros profesionales que nos apoyen tanto en la negociación como en la toma de decisiones. Pero si que debemos distinguir entre la participación de un tercero que actúa como terapeuta y/o asesor de las partes (trabajador social, psicólogo o abogado) y la participación de terceros como peritos, como profesionales especializados en una materia cuyos conocimientos pueden aportar claridad al tema o temas objeto del proceso de mediación. Pues bien, nos vamos a centrar en esta última modalidad de participación, aunque las dos son compatibles con el proceso de mediación.

¿Qué nos puede aportar la participación de otro profesional, perito, en el proceso de mediación?

  • Generar un marco de negociación para las partes, lo que sin duda facilita que se alcance un acuerdo, ya que ayuda al mediador al reencuadre de la situación que se le plantea.
  • Aclarar alguno o algunos aspectos técnicos (experiencia y/o pericia) con lo que se facilita la compresión del conflicto planteado, ayuda al desbloqueo de la situación.
  • Aumentar el abanico de posibilidades ayudando a las partes a generar alternativas, ampliando el objetivo, que es una de las finalidades típicas de la mediación.
  • Desarrollar la creatividad para la búsqueda de las propias soluciones partiendo de los elementos que aporta el profesional, que quizá las partes no eran capaces de ver en ese momento.

¿Cuándo podría intervenir un tercero?

Puede intervenir en cualquier momento, generalmente será durante el proceso o como consecuencia del mismo.
Durante el proceso, lo puede hacer cualquiera de las partes, bien proponiendo llevar a cabo lo que sería una prueba pericial o aportando la suya al proceso de mediación, o lo puede proponer el mediador, que lo ve como una posibilidad para la solución o como un elemento a traer al proceso de mediación con el objetivo de desbloquearlo si se encuentra en un impasse. Entendemos, en este último supuesto, que no existe pérdida de imparcialidad ni de neutralidad en la proposición de la intervención pericial por parte del mediador, ahora bien, esa designación dentro del proceso se debe llevar a cabo respetando las normas de la mediación.
Destacar que la pericial aquí vincula a las partes en la medida y grado que ellos hayan acordado, estando su valor principal en que se utiliza como herramienta de acercamiento entre las partes.
Y como consecuencia del mismo; esto es, cuando es el propio acuerdo de mediación el que recoge que las partes se someterán al dictamen de un perito o especialista, cuyo resultado acatarán. En los temas cuyo objeto sea cuantificar esta última opción no va a ser la mas normal por la incertidumbre que supone, si puede ser cuando el acuerdo conlleve la realización por las partes de un tratamiento, terapia o seguimiento por parte de un especialista, me estoy refiriendo a una intervención psicológica, social o socioeducativa, como podría ocurrir en mediación familiar, o al resultado de una inspección técnica por parte del perito.

¿Debe reunir alguna característica especial el perito, el profesional, que participe en el proceso de mediación?

El perito entra en el proceso como profesional experto en la materia, es precisamente su conocimiento técnico o científico de la materia lo que le hace para desarrollar su función. Ahora bien, sin que constituya una limitación o exclusión para su elección, el que tenga experiencia o formación en mediación o se trate de un profesional colaborativo, puede dar un enfoque más asertivo al Informe que hará que las partes se sientan más cómodas y lo escuchen de forma activa. Esta idea nos pone en contacto con los denominados “profesionales colaborativos”, profesionales que realizan su trabajo desde la cooperación, orientándolo para que se pueda encontrar un acuerdo lo mas justo para las partes.

En mediación todo suma y todos sumamos, por eso me gustaría que nos quedáramos con una idea. El Informe Pericial puede ser el marco de negociación que necesitan las partes y que tratamos de buscar a través del proceso; pretende ser una primera realidad de la solución y facilitará la resolución de los conflictos cuando éstos tienen un aspecto técnico o científico. En CONTIGO contamos con profesionales colaborativos que trabajan con estos parámetros para facilitar a las partes el acuerdo sin olvidar los intereses de una o de ambas partes según actúen.

Por Ángel Avilés

EN LA CRISIS CRECES: CÓMO RESOLVER LOS CONFLICTOS SIN ROMPER LA FAMILIA

 

Según  datos publicados por la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial.El número de demandas de disolución matrimonial –separaciones y divorcios- registradas en España durante el primer trimestre de 2017 fue de 31.694

¿Como  evitar que su familia no sea un número en la estádistica?

CONTIGO “familias libres” a través de sus charlas-taller le ayuda a cómo solucionar los confictos en su vida cotidiana. No sólo mejorarán sus relaciones familiares (pareja, relación padres-hijos), sino también su relación con sus cuñados, parientes, padres,  compañeros de trabajo, amigos, jefes.

¿Alguna vez ha pensado ” me gustaría volver atrás y poder solucionar el problema que tengo con mi pareja, con mi hija/os,  con mi hermana,con mis padres, etc.

¿Cúantas veces ha deseado recuperar la relación con un ser querido por un conflicto tonto por no saber cómo actuar?

Le ayudamos a que aprenda a resolver esos conflictos insignificantes de la vida cotidiana para que no sienta tristeza, sufrimiento,frustración, impotencia por no saber que hacer.

En sus manos tiene la decisión

El equipo de CONTIGO le acompaña a mejorar su vida y la de su familia.

En el enlace encontrará como inscribirse.

https://www.facebook.com/events/1899761623611591/?acontext=%7B%22source%22%3A5%2C%22page_id_source%22%3A1707386409556042%2C%22action_history%22%3A[%7B%22surface%22%3A%22page%22%2C%22mechanism%22%3A%22main_list%22%2C%22extra_data%22%3A%22%7B%5C%22page_id%5C%22%3A1707386409556042%2C%5C%22tour_id%5C%22%3Anull%7D%22%7D]%2C%22has_source%22%3Atrue%7D

 

QUÉ ROL OCUPAN LOS ABUELOS EN LA SEPARACIÓN/DIVORCIO

¿QUÉ PODEMOS HACER LOS ABUELOS SI NUESTRO HIJO/A SE VAN A SEPARAR O DIVORCIAR?

Hablando de: abuelos en situaciones de separación/divorcio. 

 

“¿Cómo abuelos qué podemos hacer si nuestro hijo/a se van a divorciar? “

www.contigoeducapadi.com

La ruptura de pareja, supone siempre un cambio importante en las relaciones familiares sobre todo cuando hay hijos en común.

Y los abuelos, ¿Qué pueden hacer si su hijo/a se van a separar o divociar?

Ustedes son un punto de referencia para sus nietos. Desempeñan un papel socializador en la transmisión de valores, normas de conducta, toma de conciencia de tradiciones y costumbres familiares e influencia en el sistema de creencias siendo un modelo a seguir para sus nietos. También facilitan las relaciones entre la segunda y tercera generación siendo soporte fundamental en estos momentos de crisis por su solidaridad intergeneracional.

Cuando un hijo/a se divorcia, se producen innumerables cambios e incertidumbre en todo el sistema familiar. Habrá un reajuste en la estructura familiar, ruptura en las relaciones con la familia política, cambios de necesidades y contactos entre las distintas generaciones.

Las relaciones abuelos y nietos no van a depender de usted, puesto que no es el padre o madre de los niños. Dependerá de quién tiene la custodia, relación con su hijo/a, de los deseos, acuerdos y luchas entre los padres.

Usted puede buscar vías alternativas para mantener el contacto con sus nietos. Llegar a acuerdos con sus padres con respecto a futuras visitas y mantener contacto frecuente a través de las nuevas tecnologías (WhatsApp, teléfono, email, etc.) para estar presente en la medida de lo posible en la vida de su/s nieto/as.

Los abuelos en una familia donde los padres están en un proceso de separación o divorcio pueden ayudar a sus nietos de distintas formas, dando, por un lado apoyo material y emocional a los padres, y, por otro lado, protección especial a sus nietos.

Los abuelos de forma indirecta pueden influir en sus nietos cuando dan consejos a sus hijos acerca de cómo desempeñar las tareas relacionadas con la paternidad y cuando les brindan apoyo emocional y/o económico. La influencia va a depender de la calidad de la relación abuelos-nietos y frecuencia de contactos antes de la crisis.

Los nietos ven a los abuelos como figura adulta que les puede escuchar y con quienes expresar sus sentimientos, lejos de la batalla entre sus padres. Trate de no caer en los errores frecuentes:

  • Hablar delante de su/s nieto/as de forma negativa del otro progenitor, así como de su familia.
    Tratar de sacar información a su/s nieto/as.
  • Utilizar a los nietos como arma arrojadiza contra el otro progenitor.
  • Rivalizar con los otros abuelos (por ejemplo, acerca de si están más tiempo o no con su nieto/as o si le hacen mejores regalos, etc.)
  • Utilizar al nieto/as como mensajero.

Intente no tomar partido por ninguna de las partes “no eche más leña al fuego” desde el principio, de esta forma no aumentará el conflicto. Las buenas relaciones entre los abuelos y expareja de su hijo/a (cordial y respetuosa) son beneficiosas para todos los miembros de la familia, en especial, para sus nietos.

 

Recuerde que usted no es responsable directo de la educación de sus nietos. Brinde cuidados auxiliares de apoyo para que su padre/madre puedan conciliar vida laboral y familiar, aunque si les tiene mucho tiempo si interviene de algún modo en su educación. Si esté fuese su caso mantenga buena comunicación con su hijo/a con respecto todo lo referente a la educación de su/s nieto/as para no interferir y delimitar bien las expectativas y funciones que deben desempeñar padre/madre y abuelos.

Si necesita más ayuda, podemos ayudarle ante cualquier dificultad. Ya sean aspectos relacionados con los cuidados de los nietos, conflictos intergeneracionales o cualquier situación, brindándole apoyo social, emocional y legal que precise.

 

La casa de los abuelos es de lo poco que no cambia en la vida de nuestros hijos cuando se rompe una relación, para ellos es una red de seguridad, un lugar que transmite confianza porque es predecible, donde el niño sabe qué esperar y qué no esperar.

 

Por María Dolores Manzanera

¡YA NO PUEDO MÁS! CON EL HIJO DE MI PAREJA

LA CONVIVENCIA EN LA FAMILIA RECONSTITUIDA

Hablando de: Oportunidad tras el divorcio “Mi pareja tiene un hijo mayor de edad  que convive con nosotros. No respeta las reglas de convivencia  ¿Lo puedo echar de casa? ¿Lo tengo que mantener?”

www.contigoeducapadi.com

Resulta cada vez más frecuente que, iniciada una nueva relación, el hecho de convivir con la actual pareja suponga tener que compartir techo con sus hijos, esto es, personas que son fruto de anteriores relaciones y sobre las que, de ninguna manera, se tiene ningún un tipo de ascendente o autoridad.

El problema se complica cuando esos hijos son mayores de edad y éstos, rozando el maltrato de palabra o de obra, no respetan ni tan siquiera unas normas mínimas de convivencia (higiene, horarios, colaboración…).

Una vez admitida la situación de hecho, esto es, una vez que has aceptado que esas personas entren a tu casa con su progenitor, ello genera una serie de derechos dignos de protección, aunque no se haya firmado ningún papel.
Por tanto, antes de iniciar la convivencia tendrían que haberse sentado y hablarlo entre todas las partes implicadas, con el objeto de tantear el terreno y, por supuesto, sentar unas bases mínimas.

¿Y qué pasa cuando ya están dentro y no se aguanta más?

Desde luego que cambiar la cerradura o echarlo por las bravas no es la solución y, muy al contrario, te puede suponer un problema penal (denuncia por coacciones). Algo así como lo que pasa cuando un inquilino no paga la renta.

Tampoco puedes acusar a esa persona de cometer ningún delito si no se marcha voluntariamente, porque existe una relación jurídica entre el dueño de la morada y la persona que la habita (en este caso, el hijo de tu pareja), de suerte que hasta que no recaiga resolución judicial o abandono voluntario, quien habita lícitamente en morada ajena no puede ser excluido de ella.
Abandonada la idea de presentar cualquier tipo de denuncia que implique trámite de diligencias penales, cabría la posibilidad de acudir a la vía civil e iniciar un desahucio por precario, en el buen entendido de que esa persona no paga merced o renta alguna por el uso de la casa. Una vez obtenida sentencia firme, procedería el desalojo, siempre con auxilio de la autoridad.

Cualquier tipo de solución que implique juzgado o denuncia previa supondrá daño irreparable para la relación de pareja (al otro se le sitúa ante un terrible dilema), así que sería aconsejable recurrir a otro tipo de solución como una mediación o la terapia familiar: es un asunto a tratar entre adultos y, cuando las cosas llegan a ese punto de deterioro, lo mejor es pedir ayuda externa especializada.

Por José Ramón Sáez