Mejora la satisfacción de tu cliente para fidelizarlo y aumentar tu rentabilidad.

Tu cliente no entiende de procesos judiciales ni de leyes, pero sí del trato que recibe, la atención y la cercanía que le ofreces.

apoyo a familias

Permíteme que te diga 3 grandes verdades:

1. En la universidad aprendiste leyes, jurisprudencia, reglas del proceso judicial, oratoria, preparación de escritos y demandas, a defender un juicio y un largo etcétera. Sin embargo, no te prepararon para hacerte cargo de tu cliente ni para sostener a la persona que hay detrás.

2. Ambos sabemos que la justicia no siempre se encuentra en los tribunales, porque las razones por las que tu cliente acude a ellos son bastante variopintas y a veces busca la venganza en vez de la justicia. Y el problema es que nuestra idea de justicia no tiene por qué coincidir con la de las leyes.

3. Sabes muy bien que prestar un servicio de calidad y centrado en tu cliente a menudo se queda en una buena intención y fracasa porque te lo impiden todos esos asuntos que tienes que atender como abogado en el día a día, por ejemplo:

  • Cumplimiento de plazos inmediatos.
  • Señalamientos de actos judiciales que exigen preparación.
  • Celebraciones de juicios, con el coste de energía y tiempo que suponen.
  • Numerosas llamadas, correos electrónicos y mensajes de WhatsApp que debes responder.
  • Notificaciones diarias que te llegan de procedimientos que reclaman tu atención y exigen que tomes decisiones.
  • Reuniones de trabajo.
  • Horas interminables de trabajo.
  • Preocupación por el cobro de honorarios y su efecto en tu economía.

¿Continúo?  

A diario escucho a los abogados decir lo mucho que les agota ocuparse emocionalmente de sus clientes y la de tiempo que han de dedicar a atender llamadas que nada tienen que ver con el proceso judicial.

Quizás esto te suena: «Dime… Sí, llevo un día de perros. Si no es urgente hablamos en otro momento, que estoy con un documento que tengo que presentar hoy, y el teléfono no parar de sonar y encima para cuestiones que yo no puedo resolver. Los clientes se piensan que además de abogado soy terapeuta».

En este contexto y con este estado es normal que durante la jornada laboral te sientas preocupado, tenso, agobiado, estresado… Sin embargo, aunque para ti ya sea una situación habitual a la que te has acostumbrado y que te permite enfrentarte a todos esos asuntos que te reclaman cada día, estando así es fácil equivocarse, tener despistes que perjudiquen los intereses de tu cliente o cometer alguna negligencia profesional:

  • Olvidar o superar los plazos procesales para ejercitar las acciones judiciales.
  • Ejercer la acción legal a través de un procedimiento inadecuado.
  • Equivocarte en la fecha de la vista o con el nombre del cliente.
apoyo a familias
apoyo a familias

Y lo que es peor: puedes dañar tu reputación y perder clientes...

Porque ya sabes que lo malo se propaga como el viento. Además, ¿cómo afecta eso a tu rendimiento y productividad?

Y vayamos más lejos: ¿cómo te sientes al recibir una llamada a horas intempestivas, cuando estás de vacaciones o en días de fiesta? Miras el reloj y piensas: «Pero qué le voy a solucionar yo a estas horas… Este cliente no respeta la hora ni el día ni nada».

Y como colofón has de llevarte trabajo a casa, sacrificar tu ocio y no poder disfrutar de tu familia.

Eres abogado por vocación y porque crees en el derecho y en la justicia, pero sabes que lograr que un cliente salga por tu puerta satisfecho y vuelva cuando tenga un nuevo problema es importante para tu existencia profesional.

Desearías disponer de más tiempo para ser tú mismo quien se ocupe de él, pero no sabes cómo hacerlo porque necesitas centrarte en tu trabajo.

contigo educapadi

Si ya has conseguido al cliente, ahora lo que quieres es que se quede.

Ganar su caso no te garantiza que vuelva a tu despacho o que recomiende tus servicios, porque ha pagado para que le soluciones el problema.

Si quieres lograr la lealtad de tu cliente y que se convierta en un embajador de tu firma, has de atenderle de forma excelente y satisfacer sus necesidades yendo más allá del proceso judicial, pues solo de esta manera percibirá tu valor extra y superarás sus expectativas.

Un factor diferencial...

Si piensas que cuidar a tus clientes es esencial, porque sin ellos no tendrías despacho, y que una manera de hacerlo es ofrecerles una excelente atención (que vaya incluso más allá de sus necesidades legales), yo puedo ayudarte.

Hoy mismo puedes despreocuparte de tu cliente y dedicarte a atender mejor tus tareas como abogado, disponer de más tiempo para abordar asuntos judiciales, trabajar más rápido y aumentar tu prestigio e ingresos.

familia

¿Te imaginas la cara que pondrá tu cliente cuando le ofrezcas un servicio de acompañamiento gratuito para ayudarle a gestionar la situación que está viviendo mientras tú solo te ocupas de su proceso legal?

apoyo familias y abogados

¿Qué le vas a ofrecer?

  • Acompañamiento en la gestión emocional, social y familiar, para disminuir el impacto del conflicto tanto en tu cliente como en su entorno más cercano (abuelos, hermanos…) durante el proceso legal y hasta la sentencia firme.
  • Orientación y asesoramiento en cuanto a pautas parentales, para fortalecer los lazos paternofiliales en caso de que uno de los cónyuges intente separar a los hijos del otro progenitor.
  • Herramientas de comunicación escrita para neutralizar mensajes negativos que reciba por correo o WhatsApp.
  • Atención 7 días a la semana y a la hora que necesite, porque las crisis personales no tienen hora ni día, ni entienden de festivos ni de vacaciones.

Le dejarás sorprendido porque verá que no solo solucionas su problema legal, sino que también te preocupas por su bienestar como persona.

Una ayuda dirigida tanto a tu cliente como a su entorno familiar, algo impensable en un despacho de abogados.

Por último, además de acompañar a tu cliente durante el proceso legal, también haremos un seguimiento GRATUITO de su situación social o familiar durante 2 meses, una vez terminado el procedimiento judicial, para ayudarle a adaptarse a su nueva realidad social y familiar.

Y, créeme, con independencia de la resolución judicial que obtengas, habrás conseguido un cliente fiel y un embajador de tu firma gracias al trato personalizado y a la atención que has prestado a sus necesidades de forma individual.

¿Te imaginas estando en su lugar?

Pero aún hay más. Imagina lo que sería para tu despacho disponer de lo siguiente:

  • De un medio de prueba en cualquier procedimiento judicial de familia, pues tendrías un testigo-perito conocedor de la situación que vive tu cliente.
  • Del plan parental de tu cliente, para realizar el convenio regulador de forma más rápida en procesos de divorcio de mutuo acuerdo o contenciosos.
  • De una mayor comprensión de las necesidades y circunstancias personales, sociales, económicas y laborales de tu cliente, para poder fundamentar la demanda o contestación a demanda y aumentar con ello tu poder persuasivo.
  • De asesoramiento técnico en informes psicosociales, judiciales y privados en procedimientos judiciales.
  • De un mediador que ayude a tu cliente a lograr acuerdos con la persona con la que está en conflicto, pensando siempre en sus necesidades.
  • De un negociador neutral con el abogado contrario que te ayude a diseñar estrategias que beneficien los intereses de tu cliente.
mediadora social

Diferenciarte de tu competencia es más fácil de lo que crees.

Si has llegado hasta aquí es porque quieres que el cliente que te visita se quede contigo y te sea fiel.

Quieres destacar como abogado, aumentar tus ingresos y tener una vida más fácil, pero te faltan horas para atender a tus clientes y desconoces cómo ocuparte de algunas cuestiones, más allá de informar sobre cómo va la parte legal.

Juntos podemos lograr que tu cliente salga de tu despacho con la intención de volver y de hablar bien de ti.

Soy María Dolores Manzanera, creadora de CONTIGO Familias Libres y pionera en España de la intervención social en despachos de abogados.

Acompaño y cuido de las personas y sus familias mientras transcurre el proceso judicial de divorcio, para que se sientan arropadas y comprendidas en un momento tan difícil como ese.

Además, las ayudo a gestionar el impacto psicosocial y el cambio que supone la transformación del modelo familiar tradicional que conocen, tanto ellas como sus hijos y familias de origen, sobre todo los abuelos.

Porque la respuesta judicial no siempre resuelve la necesidad humana que existe tras el conflicto.

Mi propia experiencia personal es la que me llevó a especializarme en trabajo social sociojurídico. Yo también viví un proceso judicial hace 13 años y tuve un gran abogado que logró que me diesen la razón, pero eso no solucionó el conflicto de fondo ni me pudo ayudar a adaptarme a mi nueva situación familiar.

Para llegar hasta aquí y poder ayudar tanto a tu cliente como a ti como abogado, estudié la licenciatura de Trabajo Social y Derecho. Después hice un máster en Intervención Social y Mediación, y me formé en procesos de pérdidas, comunicación asertiva, negociación colaborativa, coordinación parental, oratoria judicial, violencia de género, atención al cliente…

Quiero acompañar a tus clientes y enseñarles a gestionar esta nueva etapa de su vida. Y también quiero que tú disfrutes de tu trabajo como abogado y logres tener un despacho rentable y diferente, donde el cliente hable maravillas de ti por el trato humano que recibe.

¿Por qué contar en tu despacho con un terapeuta familiar?

  • Porque el trabajo social se distingue por tener en cuenta no solo variables psíquicas o conductuales (como hacen la psiquiatría y la psicología), sino también el entorno de la persona y la interacción entre ambos.
  • Porque investigar las necesidades y circunstancias de tu cliente te va a ayudar a adaptar el convenio regulador a su realidad familiar, a persuadir en el juzgado y a proteger a los niños.
  • Porque tendrás el conocimiento que necesitas de la situación real para confeccionar la demanda o contestación a la demanda en cualquier procedimiento civil.
  • Porque podrás asesorar a cada cliente y ofrecerle la ayuda más adaptada a sus necesidades.
  • Porque ofrecerás a tu cliente apoyo y acompañamiento profesional en su proceso de cambio vital y familiar mientras tú te ocupas del proceso judicial.
  • Porque, en mi caso, contarás con una persona que ha vivido en primera persona un divorcio y otras situaciones de crisis con las que tu cliente se va a sentir identificado.
  • Porque el terapeuta familiar ayuda a tu cliente a tomar las decisiones correctas en un momento de incertidumbre y caos personal.
  • Porque enseña a tu cliente habilidades para fortalecer los lazos con sus hijos cuando el otro progenitor intenta alejarlos.
  • Porque implica a sus familiares más allegados (abuelos, hermanos, incluso amigos íntimos…) en el proceso de transformación de tu cliente.
  • Porque trabaja desde el interior del sistema familiar como observador directo de la situación que viven las personas, y eso te ofrece un medio de prueba.
  • Porque podrás irte de vacaciones, disfrutar de tu tiempo de ocio y desconectar sabiendo que tu cliente se queda bien atendido.

Como sé que te estarás haciendo muchas preguntas, te dejo a continuación algunas respuestas.

Estas son las dudas que me plantean con más frecuencia. Si tienes alguna que no aparezca aquí, puedes escribirme a direccion@contigoeducapadi.com.

Por supuesto, excepto para aquellos cuya intención sea causar daño a terceros, a menores o a personas en situación de vulnerabilidad, ya que esto es contrario al código ético del trabajo social, a mi compromiso con mi profesión y a mí misma.

Gracias a la tecnología, hoy la distancia ya no es un problema.

Nuestro primer contacto se hará presencial o por videoconferencia (dependiendo de la distancia) si no resides en la Región de Murcia o provincias colindantes.

Con tu cliente siempre realizaré una primera entrevista presencial, de manera que me desplazaré a tu comunidad para conocer a tu(s) cliente(s) y sus necesidades, y me quedaré los días que sean necesarios para realizar la investigación que precise. A partir de ese momento, la atención se realizará por vía telemática, aunque me desplazaré siempre que lo considere necesario o si tengo que asistir a vistas judiciales porque precises mi servicio como testigo-perito.

Nuestras reuniones se harán por videoconferencia siempre que consideres que debo estar presente en la citación con tu cliente y una vez que este haya firmado tu hoja de encargo.

Ninguno de los dos. Los gastos por desplazamiento, manutención, alojamiento y asistencia a vistas están incluidos en la oferta.

No. No se puede establecer un límite porque no hay dos personas ni dos familias iguales, así que lo que cada uno necesite cambiará en función de su familia, su bagaje personal, su experiencia ante las circunstancias, sus creencias, valores, interacciones, etc.

Hay clientes que precisan atención diaria durante los primeros meses porque se sienten desbordados por la situación o porque no saben afrontar el problema o desconocen cómo hacerle frente, ya que nunca han vivido algo así o, simplemente, carecen de habilidades para comunicarse, resolver el conflicto, etc.

Trabajaremos con un contrato de arrendamiento de servicios. Una vez adquirido el servicio, recibirás un correo de presentación con instrucciones para formalizar nuestra relación profesional. 

El primer pago siempre se realiza a través de transferencia bancaria. Una vez formalizado el contrato de arrendamiento de servicios, los pagos se harán mediante domiciliación bancaria.
Por supuesto. El precio final incluye el 21 % de IVA que tú te podrás desgravar.

¿Cómo sé si este servicio es para mi despacho?

Da igual el estrato de población que atiendas, porque ante ciertos problemas todos los seres humanos tenemos las mismas necesidades, aunque nuestro estatus socioeconómico y cultural sea distinto.

Sí es para ti…

  • Si quieres distinguirte de otros abogados de familia implantando un servicio único en España que está orientado a la resolución del problema de tu cliente, más allá del proceso judicial.
  • Si deseas ofrecer respuestas eficaces a las necesidades de tus clientes y ofrecer una atención personalizada e individual.
  • Si sueñas con atender a más clientes y aumentar la rentabilidad de tu despacho.

Sí es para ti…

  • Si anhelas tener una vida más fácil como abogado y trabajar más rápido.
  • Si crees que la ley no siempre puede resolver los conflictos de las personas, aunque les dé la razón.
  • Si eres un profesional que piensa que uno no lo puede hacer todo solo.

GARANTÍA:

Contrata el servicio sabiendo que puedes cancelar en cualquier momento sin tener que dar explicaciones.

Lee lo que dicen los clientes que me han dado un espacio en sus vidas para que les cuide y acompañe durante su proceso legal.

Lo que opinan de mis servicios...

Es el momento de tomar una decisión.

Supera las expectativas de tu cliente y ayúdale a afrontar su problema yendo más allá del proceso legal. A cambio, él te traerá más clientes que aumentarán tu rentabilidad.

Trabajar conmigo la atención que ofreces a tu cliente aumentará el valor de tu despacho y te diferenciará de los demás.