Divorciarte no significa romper la familia de tus hijos.

Mientras se tramita el divorcio legal, con este servicio lograrás gestionar de forma positiva la ruptura con tu pareja sin romper la familia de tus hijos.
maria dolores contigo educapadi

Te casaste ilusionada y pensando que sería para toda la vida, así que ser madre divorciada y tener que separarte por temporadas de tus hijos no entraba en tu proyecto de vida.

Sin embargo, actualmente pasas por un momento difícil y ronda por tu cabeza la ruptura.

  • Te encuentras hundida, rota y sin ganas de nada, porque sientes que tu mundo se derrumba y no sabes cómo gestionar la situación.
  • Te vienes abajo cuando piensas en divorciarte, porque sabes que tus hijos te necesitan, pero eres consciente de que has de seguir adelante por tu propio bienestar y también por el suyo.
  • Te sientes impotente, rabiosa, engañada y llena de dolor, porque os prometisteis amor para toda la vida y acordasteis construir juntos una familia para vuestros hijos.
apoyo familias y abogados

En tu interior sabes que la mejor decisión para todos, incluso para tus hijos, es que tu pareja siga con su vida y tú con la tuya. Sé que quieres que nadie pase por la situación que tú estás viviendo y te da miedo sentirte juzgada e incomprendida.

Lo sé porque yo me sentí igual hace justo 13 años.

Fue duro, pero nunca perdí la esperanza de encontrar la solución para ver a mis hijas felices de nuevo.

Estudiando la licenciatura de Trabajo Social encontré las habilidades que necesitaba para sanar el dolor de sentirme abandonada, y conseguí perdonar, solucionar los conflictos, lograr acuerdos y empezar junto a mi expareja una nueva relación como padres.

Así construí mi nuevo modelo familiar y alcancé por fin la tranquilidad que tanto necesitaba.

Hoy te cuento la solución que me devolvió la paz interior y proporcionó a mis hijas estabilidad para disfrutar de nuevo de una gran familia unida. Ojalá hubiese sabido esto desde el minuto cero.

Aunque ahora no lo creas, los buenos divorcios sí existen y la familia de tus hijos no tiene por qué romperse.

Cuando el matrimonio se acaba, estas son las tres claves para lograr ser libre y feliz junto a tus hijos:

  • Recuperar el control de tu vida y aprender a cuidar de ti misma.
  • Acompañar a tus hijos para que comprendan y acepten la ruptura de sus padres como pareja y se adapten a la nueva organización familiar.
  • Construir una nueva relación con el padre de tus hijos.
apoyo a familias

Las demandas conflictivas de separación han crecido un 8,7 % en el último año.
No lo digo yo, lo dice el Consejo General del Poder Judicial.

Tú no quieres malos rollos, buscar venganzas ni pasarte el día entre abogados y juzgados.

Mientras se tramita del proceso legal, con mi Método de SEPARACCIÓN EXPRESS conseguirás…

  • Aprender a separar tu función como madre de la de mujer, para aceptar y comprender el cambio en las funciones parentales.
  • Construir la nueva organización familiar basándote en vuestras verdaderas circunstancias personales, laborales, económicas, los apoyos familiares con que contáis y las necesidades de tus hijos. Así evitarás conflictos y visitas a los juzgados.
  • Aprender a hablar e interaccionar con tu exmarido para evitar malentendidos y conseguir acuerdos que faciliten la crianza y la educación de vuestros hijos.
  • Eliminar la incertidumbre que produce el cambio de vida tras el divorcio y hacerte responsable de tu nueva realidad para seguir adelante.
  • Estar en paz y sentirte aliviada sabiendo que tus hijos van a crecer tranquilos, seguros y felices, sin perder a ninguno de sus padres.

Y esto no es todo, porque además…

  • Ganarás en salud emocional, mental y física.
  • Ahorrarás dinero en procesos judiciales.
  • Evitarás que tus hijos tengan que verse envueltos en el conflicto de la pareja, deban pasar por evaluaciones psicológicas o ir a declarar ante un juez.
contigo educapadi

Lo haremos así:

  • Trabajaremos con tus emociones y pensamientos para evitar que te dominen.
  • Revisaremos tus creencias con respecto al divorcio.
  • Trabajaremos tus valores para que aprendas a tomar buenas decisiones.
  • Exploraremos el estilo de interacción con tu expareja durante vuestra convivencia para que así no repitas patrones en el futuro.
  • Construiremos tu nueva organización familiar teniendo en cuenta las necesidades de toda tu familia. Esto también servirá para insertarlo en tu convenio regulador dentro del divorcio legal.
  • Analizaremos cómo evitar los malentendidos cuando hablas con tu ex.
  • Trazaremos tu nueva vida personal y laboral.
  • Descubrirás cómo acompañar a tus hijos durante el cambio de modelo familiar para que comprendan, acepten y se adapten de forma fácil.

Lo haremos con la metodología del acompañamiento, y estaré a tu lado cada vez que lo necesites para que te sientas arropada, apoyada y tranquila.

Además, mi servicio incluye un bonus extra…

BONUS:

SERVICIO DE ACOMPAÑAMIENTO PARA LOS ABUELOS Y FAMILIARES DIRECTOS.

Cuando llega la separación o el divorcio, los abuelos son los grandes amortiguadores durante la crisis y aseguran la continuidad familiar.

Tras el divorcio, la casa de tus padres y la de los padres de tu expareja serán una de las pocas cosas que no cambiarán en la vida de tus hijos. En ese momento de cambio e incertidumbre, para los niños los abuelos son como una red de seguridad y protección, un punto de referencia. Para ti, además de un soporte emocional y económico, serán un apoyo y te ayudarán a conciliar tu vida profesional y la crianza de tus hijos.

Sin embargo, la ruptura también supondrá un cambio importante en su vida y deberán aprender todo lo siguiente:

  • Cómo mantenerse imparciales en el conflicto de pareja de su hijo o hija.
  • Qué función tienen cuando la separación se ha hecho efectiva.
  • Qué relación tendrán con tu expareja.
  • Cómo apoyar a sus hijos y nietos en esta situación.
abuelos mediación

En este bonus enseñaré a tus padres y familiares directos (hermanos, tíos, primos…) a gestionar tu proceso de ruptura.

De esta forma, ellos sufrirán menos y podrán ofrecerte, tanto a ti como a tus hijos, un apoyo sólido durante la ruptura y en el proceso de consolidación del nuevo modelo de familia.

Cuando tomé la decisión de divorciarme, esta es la ayuda y el apoyo que me habría gustado tener desde el primer momento. Nos habría ahorrado sufrimiento a todos.

Me llamo María Dolores Manzanera y estoy aquí para que, mientras se gestiona tu proceso legal de divorcio, logres lo que yo tardé más de dos años en conseguir.

Acompaño, apoyo y oriento a los padres en proceso de ruptura, así como a todo su entorno cercano (abuelos, tíos, primos…), para que construyan un nuevo modelo de familia donde todos formen parte de la vida cotidiana de los más pequeños de la casa.

Pisé la Facultad de Trabajo Social el mismo año en que mi vida cambió como consecuencia del divorcio. Llegué allí buscando las respuestas que nadie me daba y me especialicé en trabajo social en contextos judiciales.

Posteriormente, realicé un máster en Mediación e Intervención Social con Familias en Crisis y me formé en negociación colaborativa como agente neutral, comunicación interpersonal (verbal y no verbal), acompañamiento en pérdidas personales y muerte, empoderamiento personal, coordinación parental…

Han transcurrido 10 años desde que empecé a ayudar a las familias a superar las dificultades que supone romper una relación de pareja. Desde entonces, mi trabajo consiste en enseñarlos a gestionar el cambio para que todos comprendan, acepten y se adapten a las nuevas circunstancias.

Estoy muy agradecida a todas las familias que han confiado en mí y me han permitido entrar en sus vidas. Te invito a conocer sus experiencias trabajando conmigo, ellos mismos te explicarán cómo era su situación y cómo es ahora.

Lo que opinan de mis servicios...

He sido mencionada en el diario La Verdad en 3 ocasiones:

«El divorcio rompe una relación, pero no una familia».

«El principal problema en las familias es la falta de comunicación».

«Contigo Familias Libres: soluciones ante crisis en el hogar y separaciones».

¿Qué valor tendría para ti saber gestionar tu divorcio de tal manera que no produzca un impacto emocional negativo en ti y en tus hijos?

  • Ser feliz de nuevo.
  • Vivir en paz contigo misma.
  • Ver que tus hijos están tranquilos y adaptados a la nueva situación familiar.

La otra cara de la moneda es vivir en continuo conflicto con tu ex y ver cómo tus hijos sufren las consecuencias de la ruptura.

Te acompañaré mientras se tramita el proceso legal de divorcio.

Tendrás a tu disposición toda mi formación, mi experiencia profesional y mi tiempo.

¿CÓMO SÉ SI ESTE SERVICIO ES PARA MÍ?

Sí es para ti…

  • Si quieres romper con tu pareja sin hacerle daño y evitando hacer sufrir a vuestros hijos.
  • Si quieres que tus hijos puedan seguir disfrutando de una familia unida tras la ruptura y te sientes capaz de cooperar con tu expareja.
  • Si las necesidades y el bienestar de tus hijos son tu absoluta prioridad.

No es para ti…

  • Si odias a tu expareja y sientes tanto resentimiento que tu único propósito es vengarte y devolverle todo el daño que te ha causado. Y su familia bien lejos, por favor.
  • Si piensas que, una vez divorciados, eres la dueña de tu vida y en ella solo decides tú, así que nadie tiene por qué decirte cómo criar a tus hijos ni qué relación debes mantener con tu expareja. Tú con tu vida y tu expareja con la suya, y que no se atreva ni a dirigirte la palabra.
  • Si tus hijos no te importan lo suficiente como para realizar cualquier esfuerzo en tu vida cotidiana, porque en tu vida tú eres la única protagonista.

Las habilidades de comunicación y de resolución de conflictos que vas a adquirir durante y después de la ruptura impactarán en tu vida futura, ¿sabes por qué?

Tú no quieres malos rollos, buscar venganzas ni pasarte el día entre abogados y juzgados.

  • Porque descubrirás habilidades personales que te servirán para toda la vida en tu relación con los demás.
  • Porque transmitirás a tus hijos un modelo alternativo de familia, y este pasará de generación en generación.
  • Porque enseñarás a tus hijos a pedir ayuda y les demostrarás que las crisis personales son una oportunidad para mejorar y vivir acorde con los propios valores.

Cada familia es única en valores, creencias, frases hechas, formas de relacionarse y de hablar los unos con los otros… Y todo esto, además, se transmite de generación en generación.

Tu nuevo modelo familiar se quedará grabado en el ADN de tus hijos, de tal manera que crecerán pensando que, a pesar de que sus padres vivan en casas diferentes, es posible tener una familia unida y feliz.

¿Tienes alguna duda más?

A continuación verás las preguntas que me hacen con más frecuencia. Si tú tienes
alguna otra, puedes escribirme a direccion@contigoeducapadi.com.

Lo recomendable y deseable es que, como padres, lo hagáis los dos, pero no es algo imprescindible. Sí que has de tener presente que hacerlo de manera individual implicará un poco más de esfuerzo porque tú vas adquirir habilidades que tu expareja posiblemente no tenga, así que quizás haya momentos en los que debas tener mucha paciencia.

Dependerá del tiempo que dure el proceso legal, por eso es tan necesario el año de seguimiento. Ten en cuenta que cualquier proceso de cambio requiere un cierto tiempo (de 3 a 6 meses como mínimo) y este varía en función de cada persona y familia (va a afectar, por ejemplo, el hecho de que haya habido conflictos durante el matrimonio o la convivencia, los recursos internos que tenga cada uno y sus experiencias vitales).

Lograrlo durante el proceso legal va a depender también de las personas que influyen directa o indirectamente en tu conflicto. Por ejemplo, si tu expareja participa o no, si cuentas con el apoyo de otros familiares (abuelos, hermanos…) o amigos muy cercanos, etc.

Cuando se produce una ruptura de pareja, el conflicto es de los adultos (los que se divorcian son los padres, así que entre los niños y los padres no hay ninguna ruptura, solo un cambio en su forma de interacción) y, en la medida de lo posible, a los niños hay que mantenerlos al margen del problema.

Aun así, se verán inevitablemente afectados, por lo que, para minimizar el daño que les pueda producir la ruptura, te enseñaré cuál es el momento para comunicárselo y cómo hacerlo, así como las reacciones que pueden tener en función de su edad. También te daré algunas pautas para que sepas cómo hacer frente a cada situación con ellos.

Ten en cuenta que tus hijos van a gestionar la ruptura a través ti como madre, por lo que, si tú estas bien, ellos estarán bien.

En las visitas domiciliarias que haga los observaré y, si aprecio cualquier problema, le pondremos solución. En este caso, si tu expareja ha decidido no participar, se lo notificaremos de forma fehaciente (por correo certificado) para que tenga conocimiento de todo lo que ocurre con respecto a sus hijos.

Sí, dentro de tu domicilio o entorno familiar y en tu presencia podré ver a tus hijos y detectar cualquier dificultad.

Lo que no podría hacer es entrevistar a tus hijos a solas, pues para ello es necesario tener el consentimiento de ambos padres, excepto en aquellas situaciones en las que se observe una situación de riesgo.

Los trabajadores sociales somos los únicos profesionales que podemos hacer un diagnóstico de la situación sociofamiliar. En caso de que detecte negligencia en el cuidado parental, agresiones, indicios de maltrato por parte de alguno de los padres o situaciones similiares, tengo el deber de informar a servicios sociales o la autoridad competente.

En caso de necesidad, mi trabajo también te serviría para que tu letrado defienda los derechos de tus hijos presentándome como testigo-perito en una vista judicial.

Por supuesto. Si no tienes abogado, buscaremos el que más se ajuste a ti y a tus necesidades.

Piensa que el abogado es quien va a tramitar tu divorcio legal, así que debe ser una persona que te genere confianza y con la que te sientas segura y tranquila, puesto que es quien ha de defender tus intereses y los de tus hijos en un juzgado en caso de no lograr acuerdo.

Además, es una figura necesaria para establecer el plan parental según el convenio regulador, que tiene que estar sujeto a derecho y no perjudicar a ninguno de los padres. Y para que el fiscal (la figura jurídica que vela por el bienestar de tus hijos) le dé su visto bueno y se pueda ratificar, ambos padres tendréis que ir al juzgado y manifestar que estáis de acuerdo con la demanda de divorcio tramitada por los abogados.

Si ya tienes un abogado, me pondré en contacto con él y trabajaremos de forma conjunta para que el plan parental esté sujeto a derecho. Si tu expareja quiere ir por su cuenta y el letrado no logra un acuerdo, podríamos recurrir a la negociación colaborativa como agente neutral.

No. El divorcio es un problema social y familiar, y en la actualidad uno de los principales factores que puede implicar exclusión social (debido a las pérdidas económicas y de salud física ocasionadas por el estrés y la angustia, la falta de apoyo familiar, los trabajos precarios o un salario mínimo e insuficiente para seguir adelante sola), pero no es un problema de salud mental.

Sí es cierto que un divorcio mal gestionado puede ocasionar problemas mentales, pero, en principio, no lo hará. Mis clientes son personas que no tienen problemas de salud mental diagnosticados, sino problemas familiares y de interacción (relaciones dentro de su contexto familiar, relacional, laboral…).

Yo trabajo siempre en colaboración, es decir, conozco y cuento con profesionales de distintos ámbitos, así que, en caso de que apareciesen problemas psicológicos, buscaríamos a un psicólogo o psiquiatra para que interviniera. Si ya los hubiese, nos pondríamos en contacto con el profesional que estuviera llevando su caso para conocer cómo podría afectarle a esa persona la ruptura en la interacción cotidiana con su entorno personal, familiar, laboral…

La mediación es una técnica para lograr acuerdos que beneficien a personas con dificultades, es decir, un método alternativo para resolver los conflictos de una forma positiva y para aminorar las consecuencias negativas que genera el conflicto. En resumen: se trata de alcanzar acuerdos con la ayuda de una tercera persona imparcial.

El mediador es un facilitador de la comunicación, pero no podrá aconsejar ni opinar (solo facilitar la comunicación entre las partes). Las decisiones las tomarán siempre las personas en discordia.

En el caso de un divorcio, los trabajadores sociales recurrimos a la mediación para conseguir que los padres logren llegar a un acuerdo con respecto a sus hijos o en el reparto de bienes gananciales y cuestiones de la vida cotidiana.

 

En ese caso, habría que valorar la situación. Los casos de violencia puntual que pueden darse por la falta de habilidades de comunicación y de resolución de conflictos, o bien por como fruto de una reacción emocional agresiva por falta de autocontrol, son habituales durante los procesos de separación. En estos casos, sí podríamos trabajar juntas.

En cambio, si la violencia en la pareja se ha dado desde el comienzo de la relación, estaríamos ante un caso de violencia de género, y en este supuesto la mediación está vetada por ley debido a la situación de desigualdad entre las partes. En este caso, solo podría trabajar contigo y tendría que hacer una valoración previa de la situación y su viabilidad, ya que necesitaríamos apoyo psicológico (y a veces también psiquiátrico).

El pago se realiza mediante transferencia bancaria. Una vez realizado el pago, recibirás un correo donde te indicaré los pasos para comenzar el programa.

El servicio queda garantizado a través de la hoja de encargo profesional que formalizaremos. Una vez realizado el pago, recibirás un correo donde te pediré los datos que necesito para formalizar la hoja de encargo profesional que firmarás y firmaré. Todos los profesionales colaboradores cuentan con seguro de responsabilidad civil y colegiación.

Ha llegado el momento de tomar una decisión.

Y ahora tienes la oportunidad de reinventar tu vida como persona y como mujer.

No nacemos con un manual de instrucciones, pero podemos aprender de cada experiencia si analizamos nuestros errores. Con mi ayuda, durante y tras la ruptura podrás:

  • Llorar la pérdida de los sueños rotos.
  • Tomar las riendas de tu vida.
  • Estrechar lazos con tus hijos.
  • Descubrir tu verdadero camino para volver a amar mejor.

La decisión y la familia de tus hijos ahora están en tus manos.

padres post divorcio
¿Quieres rehacer tu vida y brillar de nuevo junto a tus hijos?

Descubre la guía de mi método «SEPARACCIÓN EXPRESS»

Dentro encontrarás la hoja de ruta con las distintas etapas de tu divorcio y las claves para evitar entrar en una guerra que afecte al bienestar de la familia de tus hijos.