NUEVO COMIENZO TRAS EL DIVORCIO ¿QUE PUEDO HACER SI MIS HIJOS NO ACEPTAN A MI NUEVA PAREJA?

REACCIONES NEGATIVAS DE LOS HIJOS, ANTE LA NUEVA PAREJA DEL PADRE/MADRE

Hablando de: nueva familia tras el divorcio 

 Mis hijos no aceptan a mi nueva pareja ¿qué puedo hacer?

www.contigoeducapadi.com

Tras la ruptura de pareja, es muy frecuente que los hijos mantengan la esperanza de que el divorcio de sus padres no sea definitivo y que sus padres retomen la relación y vuelvan a estar juntos. Acercamientos entre progenitores y conductas de colaboración, pueden alimentar esta fantasía de reconciliación.

Si además, aparece una nueva pareja, ésta puede ser percibida por el niño como un obstáculo a la reconciliación de sus padres. Este es el escenario que está de fondo en muchos enfrentamientos entre hijos y nuevas parejas, porque los menores se sienten en la obligación de hacer lo posible para que el progenitor o la progenitora rompan la nueva relación, contribuyendo, de esta forma, a que sus padres se acerquen y vuelvan a convivir juntos.

Una buena comunicación entre padres e hijos siempre es deseable, pero esto no quiere decir que haya que pedir “autorización” a nuestro hijo, para iniciar una nueva relación de pareja. De la misma forma que un progenitor no consulta a su hijo sobre si ampliar la hipoteca de la vivienda o no, o si es conveniente aceptar un nuevo trabajo, hay cuestiones sobre las que no hay que consultar a los hijos. Una de ellas es el establecimiento de una nueva relación de pareja, simplemente, porque esta decisión no les corresponde.

Muchos padres piden opinión a los hijos sobre el hecho de iniciar una nueva relación sentimental, o qué les parece una persona concreta como “novio de mamá” o “novia de papa”. Cuando esto ocurre, los menores interiorizan que su parecer, en esta cuestión, es importante, dándoles protagonismo y capacidad de decisión. Y si ahora añadimos su fantasía de reconciliación, ya tenemos el rechazo servido. Parece obvio que el menor hará todo lo posible por rechazar a la nueva pareja, con el fin de dejar libre el camino a la reconciliación de sus padres.

En otras ocasiones, los hijos pueden sentir y percibir que el progenitor o la progenitora que inicia una nueva relación, dejará de darles el afecto que venían recibiendo, convencidos de que prestarán más atención a la nueva pareja. En este sentido, es importante explicar al menor, el papel que cada uno juega en el nuevo organigrama familiar, y darle seguridad afectiva al menor.

En el mismo sentido, es necesario dejar muy claro a los hijos que la nueva pareja nunca va a sustituir ni al padre, ni a la madre, y que su aceptación, no supone dejar de querer o querer menos al otro progenitor.

En todos los casos, es importante mantener un diálogo fluido con nuestros hijos, ofrecerles seguridad y respetar sus tiempos de adaptación al nuevo contexto familiar.

Por Begoña García/Psicóloga forense

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *