EMOCIONES EN EL PROCESO DE MEDIACIÓN

MEDIACIÓN ANTE SITUACIONES DE DESCONTROL EMOCIONAL

Hablando de: posibilidad de trabajar en positivo con las denominadas “emociones negativas”

  ¿ES POSIBLE TRABAJAR EN MEDIACIÓN CON EMOCIONES NEGATIVAS?

www.contigoeducapadi.com

En cualquier planteamiento de trabajo de mediación con “emociones negativas”, la primera tarea es preguntarnos si creemos que existe alguna posibilidad de mirar más allá de la emoción que tenemos delante o de la situación que se está generando como consecuencia de ese sentimiento. También debemos preguntarnos por qué nos sentimos así, y qué es lo que nos lleva a veces a perder el control de las situaciones. Así, para la gestión de los conflictos con alto contenido emocional negativo, es conveniente identificar que provoca esa tensión, esa ira o esa rabia, porque es, sin duda este conocimiento lo que nos va a llevar poder controlar estas situaciones.

Unida a la expresión de estas emociones está la capacidad de gestión del conflicto. Muchas veces el intento de imposición de la voluntad es sólo una manera inadecuada de la gestión del conflicto o de la canalización de la ira. La imposición de la voluntad se nos muestra frecuentemente como una manifestación del poder, buscando la solución del conflicto; por ello el primer objetivo de la gestión positiva consiste en que las partes en conflicto sean capaces de ver que el poder no está en imponer la voluntad.

Lo cierto es que en los conflictos encontramos una alta carga emocional que nos lleva a relacionarnos con agresividad, que en la mayoría de situaciones es cruzada en la pareja. En mediación, entendida como método pacífico de resolución de conflictos, se busca la obtención de soluciones a través de la gestión emocional, ya que en muchos casos es esta carga emocional la que impide el acuerdo. Es interesante, al hilo de esta última reflexión, citar un instrumento de carácter internacional como es la Declaración y el Programa de Acción sobre una Cultura de Paz aprobado, el 6 de octubre de 1999, por la Asamblea General de Naciones Unidashttp://www.un.org/es/ga/62/plenary/peaceculture/bkg.shtml la cual señala que para alcanzar esos valores, actitudes y comportamientos que rechacen la violencia, es necesario un sistema de resolución de conflictos que, además de resolver, solucione el problema, de ahí que la mediación, entendida como método de resolución de conflictos basado en el ganar-ganar, forme parte de la denominada “Cultura de la Paz”.

Otra idea importante a la hora de la gestión de estas situaciones es intentar focalizar la atención en el hecho para conseguir que la emoción desaparezca, en definitiva vamos a tratar de “limpiar el hecho” y de entender la situación. Ello debe llevar a las partes a concluir que su reacción ante el mismo ha sido desproporcionada y que lo deseable sería modificarla en la medida de lo posible, y sobre todo en el futuro. Como decía el escritor chino Yutang Lin,los conflictos existen siempre, no trates de evitarlos sino de entenderlos. En Mediación, partimos de la comprensión del conflicto, al cual tratamos de objetivizar desprendiéndolo de que aquellos factores emocionales determinantes que aumenta la tensión, pudiendo llegar a generar una situación de comunicación agresiva.

Otro de los objetivos comunes al proceso de mediación que resulta bastante eficaz, es que las partes se responsabilicen de sus actos, puedan escuchar cómo se ha sentido el otro, y finalmente, sean capaces de ponerse en su lugar experimentando el sentimiento vivido como consecuencia de las situaciones conflictivas vividas. De esta manera entramos en lo que podríamos denominar un “estado restaurativo” donde se genera un espacio de exposición de las necesidades y de reparación emocional. No podemos olvidar que, nos encontramos con casos, en los que las partes tienen que relacionarse una vez finalizada su relación si han tenido hijos durante la relación; por ello el final de la relación no siempre va a suponer el final del conflicto, y es aquí donde la mediación puede actuar evitándose que se vuelvan a dar situaciones de tensión.

Como conclusiones podemos establecer:

  • que cuando surge un conflicto nos podemos encontrar con situaciones de alto contenido emocional en las que las partes van a expresar sus sentimientos de ira y rabia. 
  • que la expresión de esas emociones puede llevar a las partes a perder el control sobre las situaciones.
  • que a través de la mediación, como sistema pacífico de la resolución de conflictos, las partes van a poder gestionar estas situaciones.
  • que la exposición de las necesidades y de cómo se han sentido va a conllevar una reparación emocional, por lo que saldrán fortalecidos de este proceso.
  • que este proceso les permitirá entrar en una convivencia pacífica.

COMO SOCIEDAD AVANZADA QUE SOMOS, AVANCEMOS

Por Ángel Áviles/mediador

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *