MI HIJO VA AL COLEGIO SIN LIBROS DE TEXTO A PESAR DE QUE PAGO LA PENSIÓN PUNTUALMENTE ¿QUÉ HACER?

ME HE ENTERADO QUE MI HIJO VA AL COLEGIO SIN LIBROS DE TEXTO A PESAR DE QUE PAGO LA PENSIÓN PUNTUALMENTE ¿QUÉ HACER?

Hablando de: obligaciones de los padres en materia escolar tras ruptura 

www.contigoeducapadi.com

A la hora de abordar esta cuestión lo primero que hay que hacer es, huelga decirlo, ver cómo se reguló esta obligación en la sentencia que se dictó al tiempo de judicializarse la crisis matrimonial. 

En el caso que nos ocupa nos referimos a la situación en que el progenitor no custodio le abona una pensión periódica al otro y éste, en lugar de comprar libros de texto, uniformes y material escolar –por la razón que sea- distrae el dinero en otras atenciones; de manera que llega octubre y nos encontramos con que a los niños les “pintan la cara” los maestros porque van sin material a clase. 

Esa situación llega a oídos del progenitor no custodio y, como es lógico, monta en cólera.

Antes de nada, se trata de una cuestión de prueba; ya lo dice el aforismo: “lo que no está en autos, no existe en el mundo”.

Se hace preciso, por tanto, corroborar ese hecho con el otro progenitor (alguna explicación dará) y por supuesto, mantener una reunión con los responsables del centro educativo.

Si esa abstención se confirma, hay que advertir que corresponde al cónyuge custodio de los niños la gestión y administración responsable de la pensión de alimentos. En nuestro sistema legal, empero, no hay obligación de efectuar un desglose de los gastos pagados con la misma, ni la posibilidad de exigir una suerte de rendición de cuentas o justificación mediante exhibición de facturas.

¿QUÉ HACER?

Poner los hechos en conocimiento del Juzgado a través de su letrado para que éste requiera el cumplimiento de ese deber de asistencia, lo que puede imponer mediante el apercibimiento de sancionar la abstención con multas coercitivas (y periódicas) hasta, llegado el caso, abrir la puerta a un cambio de custodia, si bien, anticipo, esta medida solo estaría justificada para casos extremos.

Para ello se puede acudir a un sencillo procedimiento que regula la Ley de la Jurisdicción Voluntaria (Ley 15/2015, de 2 de julio, artículos 87 a 89) y que está previsto, precisamente, para, entre otros supuestos, hacer efectiva la previsión que se contiene en el artículo 158 del Código Civil y que viene a decir que el Juez, de oficio o a instancia del propio hijo, de cualquier pariente o del Ministerio Fiscal, dictará las medidas convenientes para asegurar la prestación de alimentos y proveer a las futuras necesidades del hijo, en caso de incumplimiento de este deber por sus padres.

Todo ello en unidad de acto y con proceso relativamente sencillo.

Para concluir esta breve exposición, queda decir que la Ley deja un amplio margen decisorio al Juez al que se le someta la cuestión, puesto que señala que si estimare procedente la adopción de medidas, resolverá lo que corresponda designando persona o institución que, en su caso, haya de encargarse de la custodia del menor o persona con capacidad modificada judicialmente, adoptará las medidas procedentes en el caso conforme a lo establecido en los artículos 158 y 167 del Código Civil, y podrá nombrar, si procediere, un defensor judicial o un administrador”.

Para no crear falsas expectativas debo advertir, finalmente, que el tiempo de respuesta que actualmente están ofreciendo los Tribunales de Justicia deja mucho que desear, debido al colapso y la carga de trabajo que actualmente soportan; así que sería posible que llegar el siguiente curso y aún no se hubiera resuelto la cuestión. Pero, al menos, la decisión final no quedaría nunca al arbitrio de uno de los progenitores.

Por José Ramón Sáez/abogado

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *