EL CICLO DEL DIVORCIO EN LA FAMILIA POST DIVORCIADA

LA TRANSMISIÓN INTERGENERACIONAL DEL DIVORCIO

Hablando de: divorcio y sus efectos a largo plazo

¿Qué es el ciclo del divorcio?

www.contigoeducapadi.com

El divorcio es un acontecimiento realmente “joven”, pero a la vez muy común en nuestra sociedad. En España la ley del divorcio se aprobó el 7 de julio de 1981 y entró en vigor el 9 de agosto del mismo año (en septiembre llegó a los juzgados un “avalancha” de demandas). A pesar de ser un gran avance la Ley 30/1981, de 7 de julio, no ponía tan fácil acceder al divorcio como actualmente se conoce.

En la actualidad, se puede encontrar fácilmente al menos una pareja divorciada a nuestro alrededor. El divorcio de un conocido ya no es una noticia sorprendente, a medida que la sociedad cambia, los valores de las personas también cambian. El fenómeno del ciclo del divorcio asegura la transmisión del divorcio de una generación a otra. El ciclo del divorcio o “la transmisión intergeneracional del divorcio” es el conocido efecto a largo plazo del divorcio.

Pero, aunque el divorcio es muy común hoy en día, no podemos evitar el hecho de que es devastador para las parejas y sus propios hijos (cuando no existe una buena gestión). Sin embargo, como todos sabemos, quienes más impacto tienen del divorcio son los hijos. Los hijos de padres divorciados abandonan la escuela y tienen muchos problemas en su vida posterior; a medida que pasan por todos los eventos dolorosos, se sienten emocionalmente perturbados y heridos.

Las interrupciones emocionales experimentadas por los hijos del divorcio pueden llevarlos a ciertos tipos de comportamiento, como el sexo precoz, el embarazo antes del matrimonio, que se consideran como causa de una alta tasa de divorcio.

El ciclo del divorcio¿Correlación entre el divorcio y el estado civil de los padres?

Según las investigaciones llevadas a cabo por National Opinion Research Center (EU), entre los muchos efectos del divorcio uno de ellos es que los hijos de padres divorciados tienen más probabilidades de terminar su matrimonio en divorcio. Esto es porque podrían tener una idea equivocada de considerar el divorcio como la solución del conflicto matrimonial ya que experimentaron el divorcio de sus padres.

Por lo tanto, lleva a los hijos de padres divorciados a optar por el divorcio cuando tienen conflictos con sus parejas, pudiendo ver el divorcio como la única manera de resolver sus problemas. Además, si los hijos de padres divorciados han visto a sus madres o padres lidiar exitosamente con un divorcio, podrían pensar que pueden llevar del mismo modo dicho acontecimiento, como sus padres, sin ser conscientes de las consecuencias que puede provocar.

Según el mismo estudio, además de la alta tasa de divorcio de los hijos de padres divorciados, se ha observado que, los niños cuyos padres permanecen casados ​​pero tienen conflictos constantes pueden tener una tasa de divorcio alta, al igual que los hijos de padres divorciados. Es porque a medida que experimentan conflictos entre sus padres, los niños aprenden habilidades de relación pobres.

El investigador Nicholas H. Wolfinge de la Universidad de Utah, considera que los niños que crecen bajo las discusiones de los padres, habitualmente quieren escapar de sus hogares y pueden casarse temprano, a menudo con alguien que no es la opción ideal. Permanecer casados, pero pelear puede ser tan malo como divorciados, sería mejor para los niños criarse en circunstancias donde no pueden observar los conflictos de los padres.

Del mismo modo, Paul R. Amato, profesor de sociología y demografía en la universidad estatal de Pennsylvania, muestra en su artículo “Lo que los niños aprenden del divorcio” que las parejas (casadas) que más tarde se divorcian tienden a tener problemas para comunicarse, suelen criticar a sus parejas, tienden ponerse a la defensiva ante las críticas, evitan o se retiran de las conversaciones de resolución de problemas y tienen dificultades para resolver el conflicto. Por esta razón, los niños cuyos padres se divorcian en comparación con los niños cuyos padres permanecen casados, tienen menos oportunidades de aprender habilidades comunicativas positivas que faciliten las relaciones cercanas. Esta falta de capacidad para comunicarse con sus parejas es la causa de una alta tasa de divorcios entre los niños cuyos padres se divorciaron.

Otra razón que puede explicar “la transmisión intergeneracional del divorcio” es que los hijos adultos que experimentaron el divorcio tienen más probabilidades de casarse en edades tempranas. El matrimonio puede considerarse un compromiso para toda la vida (eso es un tiempo muy largo) y, los adolescentes aún no están preparados para dar este paso en lo emocional y financiero. Pueden entablar una relación íntima y malinterpretar que durarán para siempre; las relaciones románticas pueden comenzar y ponerse serias muy rápidamente. Además, pueden considerarse responsables de lo que están haciendo por sí mismos. Sin embargo, la mayoría de los adolescentes no son lo suficientemente maduros para decidir sobre su futuro presentando situaciones financieras inestables, falta de experiencia de vida, educación y apoyo emocional también.

Basándonos en los estudios mencionados, las causas principales de este ciclo del divorcio se deben a que los hijos de padres divorciados aprenden habilidades de relación pobres, y la falta de reconocimiento del matrimonio como un compromiso de por vida, así como casarse en edades temprana.

Abordar el tema del ciclo del divorcio se debe llevar a cabo desde una perspectiva multiprofesional preventiva, con actividades facilitadoras de habilidades de comunicación, de relaciones interpersonales y resolución de conflictos, para con ello reducir la necesidad de “curar” los daños producidos por el divorcio.

Por Mihaela Raducea/trabajadora social 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *