LA NAVIDAD EN TIEMPOS DE RUPTURA

LA NAVIDAD EN TIEMPOS DE RUPTURA

Hablando de: la Navidad en la ruptura 

www.contigoeducapadi.com

Estamos a 20 de diciembre. 4 días nos separan de las fiestas más entrañables y familiares del año donde la familia adquiere más valor. Fecha en la que somos más consciente de la importancia de tener una familia unida en la que apoyarnos ante las dificultades y en la que satisfacemos muchas necesidades del ser humano.

Si para los adultos es importante, para nuestros hijos adquiere una mayor importancia, y no solo por los regalos (que también) sino también por lo que supone compartir momentos de risas, complicidad y alegría con sus abuelos, primos, tíos, amigos, etc alrededor de una mesa.

Cuando se produce la ruptura matrimonial o relacional padres e hijos hemos de asumir muchos cambios, y uno de ellos es nuestra experiencia ante tan entrañables fechas. Indudablemente el proceso de adaptación requiere tiempo; como todo cambio. La adaptación de nuestros hijos depende en gran medida en como los padres manejemos esta nueva etapa.

Comprendo que los padres cuando estamos inmersos en esta situación tenemos emociones y pensamientos intensos y negativos hacia la persona que habíamos elegido compartir toda nuestra vida y formar nuestra familia. Pero es muy importante que nuestro conflicto relacional no lo convirtamos en un conflicto parental y no paguen nuestros hijos nuestra insatisfacción y frustración.

¿ Cómo lograr una NAVIDAD feliz para nuestros hijos?

  1. Separar roles (el rol de esposo/a es distinto del rol de padre y madre) en la teoría parece muy fácil, en la práctica no lo es.Por eso nos ayudará pensar que el rol que ocupamos como pareja se puede romper pero el de padre/madre NUNCA se podrá romper y es nuestra responsabilidad respetar y aceptar eso. Y ese padre o madre seguro aportará muchas cosas positivas a nuestros hijos, y es muy importante para ellos. Cómo padres todos deseamos el bienestar de nuestros hijos en todos los ámbitos de su vida.
  2. Si aún no tienen una situación Legal y no conviven, sean flexible, tolerantes facilitando los encuentros familiares de los niños con ambas familias. Ambas familias extensas (Abuelos, primos, tíos, etc) quieren estar, disfrutar y compartir con nuestros hijos. Si por circunstancias no es posible faciliten una llamada de teléfono, un whasApp o enviar un video o fotos al otro progenitor de los niños en los días mas señalados (Nochebuena, Nochevieja, Navidad, Reyes).
  3. Si ya tienen una situación legal pues también faciliten esta comunicación entre los niños y el otro progenitor como les he sugerido anteriormente. Ha de saber que el otro también extraña a sus hijos ese día tan señalado, piense como se siente y cuanto los extraña usted a sus hijos cuando no los tiene. Ese simple gesto su hijo percibirá que aunque no pueden estar juntos él es importante para usted.
  4. Participen juntos de las actividades navideñas escolares (tengan o no situación legal), para ellos es muy importante que papá y mamá estén presentes en su función, villancicos, etc.

¿Y si el otro no lo hace bien?

Bueno, siempre hay una parte que depende de nosotros. Hagamos lo mejor posible nuestra parte, hasta ahí llega nuestra responsabilidad. No podemos controlar lo que hacen los demás, pero sí lo que hacemos nosotros.

Facilitemos que pasen una Navidad lo más feliz posible. Nuestros hijos notan el esfuerzo que hacemos para que estén bien. Con ello le estamos aportando una buena lección de vida y ensañando otra forma de tener una familia.

Por MªDolores Manzanera/trabajadora social

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *