La NAVIDAD: tiempo para recordar

La NAVIDAD: tiempo para recordar.

LAS SILLAS VACÍAS

Hablando de: proceso de duelo

Ya han llegado las fiestas navideñas, Nochebuena, vacaciones, fin de año, Reyes Magos y en casa tenemos una o más sillas vacías. Son los espacios que nos han dejado todos esos seres queridos con los que año tras año hemos compartido nuestra vida. Ellos han significado mucho para nosotros, los amamos y su ausencia se hace más difícil.

Desde que se fueron, a pesar de seguir adelante con nuestras vidas, como no puede ser de otra forma, hay momentos en los que el espacio vital y físico que ocupaban se transforma en una punzada dolorosa porque se avivan los recuerdos: esas cenas, sus comentarios, sus aportaciones, su dedicación y muchos sentimientos que están anidados en nosotros.

Siempre hay alguien que lo tiene más presente y eso se debe al especial vínculo que tenía con el ser fallecido. Y en muchas ocasiones esa melancolía que nos impregna no es comprendida por el resto de la familia.

¿Cuántas veces nos sentimos incomprendidos por este motivo?

Incluso cuantas veces escuchamos frases que nos enojan, parecidas a: hace ya mucho tiempo que se fue!, De qué sirve estar melancólico/a todas las Navidades?, Céntrate en el presente!, Con esa actitud los demás lo pasan mal!.

Es cierto que estas frases nos duelen profundamente porque nos sentimos incomprendidos y a veces se genera un distanciamiento y conflicto entre la misma pareja o incluso con los hijos.

Tal vez este proceso que se repite año tras año pueda mitigarse con reacciones positivas que estén orientadas a que todos hagamos un ejercicio de comprensión.

Ir por libre en estas situaciones no ayuda a la comprensión con tu pareja, hijos u otros familiares, así que te animo a que cuando pase esto utilices la expresión de tus sentimientos y los compartas. Hablar de los que se han ido es un buen bálsamo para hacerlos presentes, incluso hacerles un homenaje en estas fechas señaladas elaborando sus comidas favoritas, poniendo una vela que los representa en nuestra mesa, manifestando lo que nos hacían sentir. Y siempre desde un pensamiento de luz y no de dolor.

Ellos, al igual que cada uno de nosotros llegó a esta vida para algo, tenemos una misión y cada persona se va sin que aún hayamos encontrado respuesta al porqué y al sentido de la partida.
Hay un cuento anglosajón escrito por Jack Bowley, titulado “Jack y la muerte” que me resulta ejemplificante para hoy, si quieres leerlo puedes hacerlo en este enlace:

https://arescronida.wordpress.com/cuentos/cuentos-clasicos/jack-y-la-muerte-cuento-anglosajon/

En este cuento entendemos como la muerte tiene que existir porque de otro modo, no habría vida. Es fácil de entender, de hecho está dirigido para los niños y creo que ayuda más a los adultos que a estos, ya que tienen un nivel de interiorización y comprensión de la realidad muy superior al nuestro. Los niños no tienen tantos filtros y prejuicios como los adultos!!!

Estar enfadados e incluso estropear estas fiestas por los recuerdos supone no tomar conciencia de que nuestro presente actual será el recuerdo para mañana cuando nosotros no estemos.

Es nuestra responsabilidad vivir el momento, hacer que este sea feliz y por supuesto, hacer hueco a los que estuvieron.
No se trata de ocultar los sentimientos, compártelos, los demás te entenderán y tu sentirás alivio porque expresarlos es el camino para sanar las lágrimas.

No generemos distancias por el hecho de que los sentimientos y percepciones de los demás sean diferentes a las nuestras, nadie puede sentir IGUAL, pero sí pueden entendernos, empatizar con nuestro dolor, pena y recuerdos.

Y además no te sientas solo o sola en estos momentos, son muchísimas las personas que están viviendo lo mismo que tú.

En todas las familias ha habido pérdidas y hay sillas vacías por lo que cambiar el pensamiento es algo que está en tu mano, hoy estás aquí y tu presencia es importante.

Mañana, te recordarán.

Da lo mejor de ti mismo/a.

Por Eugenia L. Varea 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *