LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿ES POSIBLE?

LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿Es posible?

Hablando de: Custodia compartida “No nacemos sabiendo ser padre o madre y a veces necesitamos ayuda para aprender a serlo. Ante la ruptura no dejamos de ser familia solo hemos de buscar o adquirir las habilidades necesarias para mantener la RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

¿Es posible? 

www.contigoeducapadi.com

Con la llegada de un hijo la vida te cambia, descubrimos un nuevo mundo. Lo importante para los futuros padres es el bienestar y necesidades de sus hijos. Todo es alegría, y aceptación ante los nuevos desafíos que suponen la maternidad/paternidad. Las familias se unen para ayudar a los nuevos papas en todo lo que necesitan. En definitiva todo el sistema familiar se reorganiza ante el nuevo y bien venido cambio fluyendo de forma positiva.

De forma implícita existe en las parejas RESPONSABILIDAD COMPARTIDA. Adaptando sus roles en función del aprendizaje adquirido de sus padres. Sin ser conscientes somos capaces de llegar acuerdos y a organizarnos en nuestra vida cotidiana de forma positiva por el bienestar de nuestros hijos y por nosotros mismo.

Entonces, ¿Puede ser posible la custodia compartida?

Por supuesto que sí, y además se pueden adquirir habilidades positivas de parentalidad si nuestro rol en la familia ha sido menos activo. La custodia compartida fomenta la igualdad de derechos y deberes de los padres/madres reforzando la RESPONSABILIDAD COMPARTIDA.

Nos enfrentamos a un cambio que requiere un periodo de adaptación y reestructuración de todo el sistema familiar para el bienestar de todos sus miembros (padres, hijos, abuelos, hermanos ,etc).

Los niños aunque no convivan con su padre/madre bajo el mismo techo necesitan tener un entorno, unos hábitos y unas norma familiares que les otorguen estabilidad y les den cierta tranquilidad a su vida muy próxima a la que tenían antes de la ruptura; por ello hemos de procurarle una atención similar a la que recibía antes de la separación/divorcio para que le/s afecte lo menos posible.

Se separan los padres, no los hijos y estos necesitan a ambos progenitores.

Custodia compartida no quiere decir que los hijos pasen exactamente el mismo tiempo con el padre y con la madre sino que ambos contribuyen a su mantenimiento, crianza y educación en forma proporcional a sus recursos, a los del otro progenitor y a las necesidades del niño. Para que este modo de régimen convivencial funcione y sea beneficiosa para padres e hijos es conveniente:

  • Cierto entendimiento comunicacional, coordinación y colaboración entre los padres para hacer frente a los problemas cotidianos que plantea la convivencia con los hijos.
  • Relación fluida entre los padres.
  • Criterios educativos similares.
  • Grado de flexibilidad ante circunstancias cotidianas.
  • Respetar la decisión voluntaria y libre de los menores.
  • Proximidad geográfica para evitar un desarraigo social, escolar y familiar.
  • Respeto hacia las decisiones tomadas en el otro hogar.
  • Conveniente que sea decidida por ambos progenitores. La Custodia Compartida Judicial va a provocar muchos más conflictos y roces entre la pareja que otro sistema. Siempre deben primar el beneficio del menor sobre el principio de igualdad de los padres.

Si estas condiciones mínimas no se dan, el/la niño/a es posible que acabe convirtiéndose en una especie de «sin techo», con dos casas. Estar siempre con la maleta de una lado para otro, aun cuando tenga un dormitorio y artículos personales en cada uno de los domicilios, no deja de estar en continua mudanza.

 

Nuestros miedos y creencias erróneas cuando se derrumba la estructura familiar convencional nos ciega reclamando la IGUALDAD del padre y madre, provocando graves conflictos interpersonales que perjudican a nuestros hijos. Nos olvidamos de las necesidades de nuestros hijos y lo capaces que éramos de solventar cualquier problema cotidiano.

 

CLAVES PARA COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD PARENTAL

  • Hacer acuerdos que puedan persistir y que requieran pocas modificaciones. Los niños necesitan cierta estabilidad y ustedes ahorro en litigios.
  • Si tienen dificultades para llegar a un acuerdo busquen a un profesional NEUTRAL que trabaje con los abogados de ambos antes de iniciar un proceso judicial. Este les ayudará a crear un PLAN DE PARENTALIDAD VIABLE y COHERENTE centrado en las necesidades reales de sus hijos presentes y futuras, circunstancias personales y laborales de ambos progenitores o crear un plan de emergencia antes de que surja un contratiempo.
  • No descalifique al otro (padre-madre) delante de sus hijo/as.
    Facilite la comunicación y la relación entre sus hijos y el padre o la madre, transmitiendo mensajes positivos y favoreciendo actitudes de respeto.
  • No utilice a su hijo como espía para saber cosas sobre la vida de su excónyuge. Si lo hace ha de saber que su hijo estará ante «un conflicto de lealtad». Si no contesta, desagrada a uno de sus padres y, si lo hace, sabe que sus respuestas provocarán un enfrentamiento entre ustedes.
  • No utilice a su hijo como mensajero en la comunicación entre ustedes.
  • Construya una nueva relación con tu ex, basada en la crianza y educación de sus hijos aprendiendo a separar el rol de personas individuales de su rol de padres.
  • En beneficio de sus hijos si creen que tienen dificultades para asimilar la pérdida por el proyecto de vida en común recurran a un Terapeuta Social o Psicológico especializado en duelo para “aparcar” la experiencia matrimonial/o convivencia negativa.
  • Fomente la comunicación con su ex pareja y si durante la convivencia su comunicación era escasa adquieran habilidades de comunicación asertiva.
  • Sean flexibles ante las circunstancias cotidianas y hagan un plan B ante situaciones adversas y emergencias que se dan a diario en la vida de las familias (enfermedad de los niños en periodo escolar, periodos largos de enfermedad ya sea de uno de los padres o de los hijos, reuniones y viajes laborales imprevistos de los padres, enfermedad de un familiar directo, enfermedad propia, imposibilidad de acudir a una tutoría de sus hijos, un accidente laboral, o de tráfico, etc.)

El objetivo es seguir atendiendo adecuadamente las necesidades de sus hijos, físicas, emocionales, y sociales, todas igual de importantes para que todos sean felices y capaces de seguir con sus vidas.

La RESPONSABILIDAD COMPARTIDA tras la separación/divorcio requiere, respeto mutuo, madurez, cooperación y comunicación por parte de ambos padres. No existe un modelo único, usted puede crear el suyo propio adaptado a sus circunstancias personales, laborales y necesidades de sus hijos.

Por MªDolores Manzanera

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *