LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿FAVORECE SIEMPRE EL DESARROLLO DE LOS MENORES?

LA CUSTODIA COMPARTIDA ¿FAVORECE SIEMPRE EL DESARROLLO DE LOS MENORES?

Hablando de: hijos, divorcio y bienestar familiar tras la ruptura

www.contigoeducapadi.com

El padre y la madre son importantes figuras de apego que juegan un papel decisivo en el desarrollo emocional y social del niño; la calidad de sus interacciones condiciona la calidad de las relaciones sociales del niño.

Por lo tanto, cuando las familias se separan por el divorcio, el mayor interés con respecto a los niños, por lo general, se relaciona con la posibilidad de Custodia Compartida, más o menos, sin restricciones a ambos padres con el fin de que el niño pueda desarrollar una relación equilibrada y armoniosa con los dos progenitores.

En situaciones de divorcio, debe prevalecer el interés de los menores, es decir, intentar ofrecerles durante el mayor tiempo posible un ambiente familiar normal y equilibrado, en el que reciba cuidados por parte de ambos padres. La ruptura de la relación de pareja, el “ir y venir de un lado al otro” puede causar un desequilibrio emocional importante en los hijos. 

Por lo tanto, después de la separación de los padres, mantener y fomentar la relación del niño con el padre con quien no convive habitualmente, se convierte en una tarea vital para el desarrollo moral del niño.

Las relaciones personales con ambos progenitores deben ser sin restricciones, siendo la restricción necesaria solo bajo circunstancias particulares para proteger al niño.

¿CUÁLES SON SUS DESVENTAJAS?

  1. La vida de los niños puede parecerse a la de un agente de ventas que nunca se establece en un lugar fijo. 

Se suele dar casos en los que no se existe un horario fijo y el niño se tiene que cambiar de casa en función de la disponibilidad de los padres. Este hecho ocurre cuando no se respetan las necesidades del niño relacionadas con la educación, el desarrollo personal y relacional. Los niños con dificultades de aprendizaje, por ejemplo, difícilmente organizarán su tiempo de estudio cuando se muevan entre dos casas. Por otro lado, cuando dos padres se ocupan de supervisar los deberes en diferentes lugares, pueden surgir malentendidos “pensé que te encargabas tu del tema de mates”, es una frase muy conocida. 

  1. El impacto psicológico, puede reflejarse mediante la falta de autocontrol y desorganización en la vida del niño.

La previsibilidad y la estabilidad ayudan a los niños a desarrollar la confianza en sí mismos y la capacidad de asumir algunos riesgos razonables. Distintos estudios han revelado la preocupación de que los cambios frecuentes en la custodia compartida pueden aumentar el temor del niño a ser abandonado por sus padres.  Esto se debe a que el niño no se siente seguro en ninguna parte. El conflicto tiene un efecto negativo en los niños, y si se ponen en el medio es aún peor.

  1. El gasto es mayor cuando dos casas están “en juego”. Se dobla la cantidad de muebles, ropa y otras cosas que se requieren para cubrir las necesidades del niño. 
  2. Los padres a veces no están preparados para las responsabilidades reales que impone la custodia compartida.

A pesar de la influencia de los movimientos feministas, la realidad es que la mujer es la que dedica más tiempo al cuidado de los hijos, incluso cuando trabajan a tiempo completo. Algunos padres asumen fácilmente responsabilidades más extensas, pero otros lo hacen más difícil.

  1. Cuando los padres recién separados/divorciados tienen problemas sin resolver, la custodia compartida puede aumentar el conflicto.

La custodia compartida requiere de un contacto frecuente entre los ex cónyuges, y este contacto puede profundizar el conflicto que ya está presente. Cuando un padre se vuelve a casar y hay hijastros, hay nuevos problemas de “lealtad”. Por otro lado, algunas personas que disfrutan de la custodia única, que no requiere la presencia constante del ex marido, dicen que esto les da la libertad de reconstruir sus vidas más fácilmente.

Ahora, ¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES PARA QUE SEA UN ÉXITO?

En primer lugar, conviene que los padres piensen en cómo lograron solucionar sus problemas de crianza de los hijos que tuvieron durante el matrimonio. Otros factores importantes a considerar son el grado de motivación de los padres, las personalidades y necesidades de los niños, la situación financiera y dinámica de la familia.

Por otro lado, el comportamiento de los padres antes del divorcio puede predecir con precisión cómo se comportará cada uno después de la separación. Irónicamente, parece que a los niños cuyos padres no están en conflicto les irá mejor en ambos tipos de custodia. 

La Custodia Compartida funciona mejor y ayudará en el desarrollo de los menores cuando:

  • Los padres pueden mantener una relación civilizada y cordial.
  • Las decisiones tomadas tienen en su centro las necesidades del niño y las necesidades para su desarrollo.
  • El horario de cambio de casa es predecible y estable, pero lo suficientemente flexible como para cambiarlo cuando las circunstancias así lo requiera.
  • Los padres viven cerca uno del otro.
  • Los padres tienen cuidado de no atacarse entre sí, independientemente de los sentimientos que tienen.
  • Los recursos financieros son suficientes para el mantenimiento de dos casas separadas

¿CUÁLES SON SUS VENTAJAS?

  1. El acceso a dos viviendas permite a los niños mantener relaciones sólidas con ambos padres. 

Cuando ambos padres están disponibles, los niños disfrutan de los consejos, de la disciplina y el amor de cada uno de ellos.

  1. Los niños se benefician cuando sus padres cooperan y no hay altercados legales.

Cuando los padres están satisfechos con el acuerdo de custodia, existe una mayor probabilidad de que cooperen en otros aspectos.

Los niños estarán menos inclinados hacia la manipulación y aprenderán que los malentendidos se pueden resolver de manera amistosa.

La experta en mediación familiar Isolina Riccci escribe en su libro Mom’s House, Dad’s House: “Cuando los niños son libres para amar a ambos padres sin sentir que traiciona a uno de ellos, cuando tienen acceso a ellos sin tener miedo de perder a ninguno, llegarán a hacer su camino hacia madurez, como se pretendía “.

Barbara Hauser, trabajadora social con 20 años de experiencia, en la evaluación de los padres en el pleito, escribió: “Los padres no tienen idea de cuánto daño provocan a sus hijos cuando les implican en criticar al otro padre.”

  1. Los niños con Custodia Compartida pasan un tiempo suficiente con ambos padres.

Cuando uno de los progenitores tiene la custodia, generalmente “el padre/madre del domingo” abruman a sus hijos con actividades y regalos que intentan compensar el tiempo que no estuvieron con ellos. Esto genera resentimiento por parte de las madres/padres que sienten que se han quedado con las tareas menos agradables de imponer límites y penalizar. Además, las madres/padres con menos dinero se sentirán frustradas/os cuando no puedan ser tan generosas/os.

  1. La Custodia Compartida disminuye la sensación de rechazo y pérdida que el niño siente a menudo cuando uno de los padres se va de casa.

La investigadora Judith Wallerstein en un estudio sobre el impacto del divorcio en los niños, se encontró que tras 10 años después del divorcio, los niños que tenían custodia compartida, al parecer, sufrieron menos sentimientos de pérdida, rechazo o baja confianza en sí mismos. En cambio, los trabajadores sociales que atendían niños cuya custodia no era compartida, encontraron que estaban expresando su enfado directa e indirectamente. Eran más reticentes, deprimidos y no comunicativos, y tenían más síntomas somáticos.

  1. Los niños en custodia compartida también pueden tener beneficios materiales, ya que los gastos de cuidados se reparten entre ambos progenitores (en función de la capacidad económica de cada uno), a diferencia de la custodia individual.

Ya se ha visto que la custodia compartida tiene sus pro y contras en cuanto a ser la mejor opción en el desarrollo del niño. No obstante, tras medir y analizar las incontables situaciones y casuística que se pueden dar en un proceso de divorcio y custodia,  un equipo multiprofesional (trabajador social, abogado, mediador, psicólogo) puede proporcionar a los padres divorciados la ayuda necesaria para centrar la atención sobre los intereses del niño y decidir si la custodia compartida es una decisión acertada o un plan problemático para sus familias.

Por Mihaela Raducea/Trabajadora Social

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *