¡EL IBUPROFENO DE LOS CONFLICTOS!

¡EL IBUPROFENO DE LOS CONFLICTOS!

Hablando de: mediación 

¿EN QUÉ SITUACIONES DE CRISIS PUEDO ACUDIR A MEDIACIÓN?

www.contigoeducapadi.com

¡Hemos descubierto la mediación! Esto va a ser el Ibuprofeno de los conflictos, lo aplicaremos a todos los problemas que surjan, ¡qué digo a todos, a todo lo que nos ocurra!

Cuando acudimos o derivamos a mediación nos encontramos, con más frecuencia de lo deseado, con la opción o decisión de acudir a algún tipo de intervención con familias en proceso de ruptura diferente a la que se está llevando a cabo porque ésta no está funcionando o no está dando los resultados esperados. Por ello cabe preguntarse si podemos aplicar la mediación a todos los conflictos y en cualquier momento o fase en que se encuentre. La respuesta, lejos de lo que pudiéramos esperar, es que “NO”, no es un sistema infalible, pero si es un sistema de resolución de conflictos a considerar cuando debemos abordar situaciones de crisis, sobre todo si hemos decidido, o creemos por el tema del que se trata, que un sistema alternativo de resolución de conflictos sería lo más válido.

Nos encontramos ante un sistema de resolución voluntario para las partes y para el mediador, que de manera imparcial, neutral y confidencial, va a ayudar a ésta a encontrar su solución. Si bien es cierto que hay materias, como la ruptura de pareja, donde la mediación aparece como un sistema viable, he de decir que considero que para que funcione la mediación no sólo debemos fijarnos en la situación de crisis que se nos presenta sino también en el tipo de persona que acude en mediación. Con ello quiero decir que hay situaciones de crisis que, o bien no son susceptibles de mediación o que no lo son en ese momento, y necesitan de un intervención previa para entran en un proceso de mediación. Y que hay personas que no reúnen o que necesitan un apoyo previo para entrar en mediación.

Como sistema de resolución de controversias que devuelve a las partes su poder sobre el conflicto, y entrando a dar una respuesta clara a la pregunta formulada, se puede acudir a mediación en todos aquellos conflictos que se nos plantean en nuestra vida diaria.

  • Situaciones de crisis familiares, en el más amplio sentido, ruptura de pareja, divorcio, separación, disolución de parejas de hecho, discrepancias con los hijos por conflictos intergeneracionales, diferencias de criterio respecto del cuidado de familiares mayores, situaciones de dependencia, herencias…
  • Situaciones de crisis de carácter civil como son los temas entre particulares, comunidad de vecinos y propietarios, accidentes de tráfico, responsabilidad civil de profesionales, médicos, abogados, y otros profesionales y conflictos con entidades bancarias, tanto por productos financieros como por ejecuciones hipotecarias.
  • Situaciones de crisis empresariales como pueden ser conflictos entre socios, reestructuración de los órganos de gobierno, liquidaciones de empresas, situaciones de concurso de acreedores; y como no interrelacionada con las situaciones de crisis familiares las que se dan en la empresa familiar, como pueden ser la sucesión y liquidación.

No quiero finalizar sin decir es posible recurrir a mediación en cualquier momento o etapa de una controversia o situación de crisis. Así, se puede optar por ella, tanto al principio como cuando nos damos cuenta que la situación va empeorando, y es más, no habría inconveniente en acudir cuando las negociaciones no han concluido satisfactoriamente. Podemos pues acceder a un mediador en aquellos casos de estancamiento en los que un profesional neutral e imparcial nos puede ayudar a abrir el abanico de posibilidades a través de sus técnicas. Es posible también, iniciado un proceso judicial o arbitral, y en cualquiera de sus fases; eso si, siempre adoptando aquellas medidas necesarias para poder trabajar en mediación, como podrían ser la paralización o suspensión del proceso iniciado.

Decir también que lo que planteamos desde CONTIGO es la mediación en situaciones de crisis en general, no creemos que sea necesario que el conflicto esté judicializado para que se acuda a mediación. Creemos firmemente en una mediación preventiva que ayuda a la gestión de las situaciones difíciles, y porque no complicadas, que se nos pueden presentar en la vida diaria, y que queremos solucionar, y a veces simplemente aclarar para poder seguir funcionando de forma libre.

Respondiendo a la cuestión planteada ¿en qué situaciones de crisis puedo acudir a mediación? Puedo acudir a mediación en todas, ahora me quedaré en mediación cuando mi tema reúna los requisitos y cuando yo me encuentre preparado para ello. Y eso lo descubriremos, preferentemente en la fase inicial, entre el mediador y yo, de esta forma no quemaré el barco de la mediación, lo dejaré para cogerlo en otro momento o en otro puerto, y la tendré siempre como una opción más en mi cartera de opciones.

COMO SOCIEDAD AVANZADA QUE SOMOS, AVANCEMOS

Por Ángel Avilés

2 comentarios
  1. Manuel Castillo
    Manuel Castillo Dice:

    De nuevo D. Angel Avilès muestra sus amplios conocimientos en un campo consustancial a sociedades civilizadas. Lo que nos propone es convivencia incluso en el conflicto, mediante herramientas como la mediación.
    Manuel Castillo
    Doctor en Derecho.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *