Divorcio y salud

CÓMO AFECTA EL DIVORCIO A LA SALUD DE TUS HIJOS

María era feliz en su matrimonio con Pedro. Llevaban cinco años y medio de relación y estaban muy ilusionados porque por fin, después de muchos cambios y dificultades parecía que las cosas empezaban a ponerse a su favor. Pedro había tenido que cambiar varias veces de trabajo, era un chico con una amplia formación pero no encontraba lo que buscaba. Finalmente le salió la oportunidad que siempre había soñado. Era en Alicante y le quedaba un poco lejos (ellos vivían en un pueblo que quedaba a una hora y media), pero creyó que merecía la pena el esfuerzo.Era su momento y no podía dejar escapar la oportunidad. María le apoyó siempre e intentó animarle demostrándole su confianza en él. Creía en él y sabía que saldría adelante a pesar de las dificultades y los meses que estuvo en el paro, bastante deprimido.

Pedro empezó a llegar tarde a casa y notarle extraño. María le pregunto porque no le avisaba cuando tuviese que quedarse hasta más tarde y si le sucedía algo. Él insistía en que todo estaba bien y que su jefe le hacia quedarse con alguna excusa de ultima hora que le obligaba a salir más tarde. Quiso creerle pero su intuición le decía lo contrario. 

Esa noche a las tres de la mañana se levantó porque no podía dormir. En el comedor estaba el móvil de Pedro y algo le dijo que lo mirara. No quería hacerlo, ellos dos siempre habían sido un equipo, eran muy buenos amigos, confiaban el uno en el otro, tenían los mismos valores, tenían un proyecto en común, se respetaban, había confianza, apoyo, admiración…¿qué podía pasar?

Pero no pudo contenerse. Cogió el móvil y miró los mensajes y allí empezó su angustia. Pedro había empezado una relación hacía tres meses y se llamaba Irene. Vio mensajes que le hicieron tanto daño que creyó que no iba a poder soportar tanto dolor. . . ¿Cómo podía aquello ser cierto? Era imposible…¡No!…¡Pedro no podía ser aquél!…Pero lo era. 

Estoy segura que esta situación no te es ajena porque bien te ha sucedido o bien conoces dentro de tu entorno familiar, social o laboral a quién la ha vivido. 

Ante estas situaciones decimos “me ha roto el corazón” “tengo el corazón roto”. Son de “ataque y derribo”, de repente te dan un golpe que no esperas y todo cambia sin que ni siquiera sepas por qué. Te quedas desubicada, en shock, como si hubiera pasado un tsunami y se hubiera llevado toda tu vida y te quedas como…”pero dónde estoy…y ahora qué….”.

Qué pasa con nuestra salud cuando “nos rompen el corazón”.Aunque te cueste creerlo puede producirte un impacto brutal a largo plazo sobre tu corazón y salud física; riesgo de ataque al corazón, llagas, problemas digestivos, activación de células cancerígenas, propensión a infecciones, resfriados frecuentes, etc. https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180611/divorciarse-mata-ciencia-descubierto/311969123_0.html

Sabías que la misma sensación que tienes tu cuando de repente te dan un golpe que no esperas, la tiene/n tus hij@s cuando escuchan de sus padres que han decidido DIVORCIARSE.

¿Cómo afecta el divorcio conflictivo a la salud de tu/s hij@/s?

Para los niños un divorcio es una situación angustiante, y es frecuente que somaticen estos hechos porque no tienen aún los recursos suficientes para expresar sus emociones. Así que lo manifiesten con síntomas físicos como dolores de barriga, fiebre, irritabilidad, cambios de comportamiento, vómitos, problemas para dormir, inapetencia, etc. Incluso también afecta a los más ‘peques’ de la casa: «Los niños pequeños también sufren el divorcio. Aunque no lo entiendan, son como esponjas que absorben las tensiones. Los más pequeños lo suelen manifestar con retrocesos en el desarrollo evolutivo, como volver a utilizar el pañal o que no quiera comer solo, chuparse el dedo, rabietas frecuentes, lloros constantes, caprichosos, despertar a media noche o hacerse pis en la cama cuando ya esa etapa la había superado. Por su parte, los mayores casi siempre tienen alteraciones de conducta y peor rendimiento escolar, consumo de alcohol e incluso tonteo con las drogas.

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo?

Las consecuencias en tus hij@/s pueden ser mas o menos graves dependiendo de varios factores. Grado de conflicto previo a la ruptura entre tú y tu ex pareja, si ha habido una crianza conjunta o por contra los roles parentales lo teníais definidos como tradicionales, capacidad económica de ambos progenitores así como vuestro estilo de vida. Las reacciones de tus dependerán de su edad, de las explicaciones que le/s digáis sobre la ruptura, si se mantiene o no relación la con ambos padres, si hay acuerdos entre tú y tu ex, si hay un grado alto de conflictividad, etc.

  • Dedica al menos unos 30 minutos para estar con tus hij@/s, preferentemente haciendo algo que les guste, preguntándoles por su día, intereses, amigos, invita algún amig@ a merendar, etc.
  • Exterioriza tu cariño hacia ell@/s constantemente y habla con ell@/s todas las veces que sea necesario de forma clara y honesta sobre lo sucedido en casa, escuchándoles bien y comprobando que no le/s queda ninguna duda con respecto a la decisión que estás tomando (sin darles detalles pues eso pertenece a tu esfera personal).
  • Recuérdale/s que no tienen la culpa del divorcio/separación, y que tampoco pueden hacer nada para uniros de nuevo.
  • Observa los cambios de actitud que pueda/n tener tu/s hij@/s.
  • Intenta mantener la misma rutina cotidiana, límites y disciplina. Si es imposible intenta que sea lo más similar posible, pues esto le/s dará tranquilidad y seguridad.
  • Apoya las relaciones de tus hijos con la familia de su ex pareja(abuelos, tíos, primos, etc.), a menos que sean perjudiciales para ellos.
  • Busca ayuda en familiares y amigos para manejar las emociones.
  • Cuanto mejor te lleves con tu ex pareja, mejor se encontrarán tus hijos. 
  • No permitas que su hijo esté en mitad del conflicto, ni mucho menos que sea intermediario ni haga de mensajero.
  • No hables mal de tu ex pareja en presencia de tu/s hij@/s.
  • No utilices a tus hij@/s como detectives para averiguar la vida de tu ex pareja.Recuerda que su vida personal a ti ya no te importa y, además has perdido todo el poder sobre su vida.
  • No compitas con tu ex pareja por el amor de tus hij@/s. Ellos os adoran a los dos por igual y si le obligas a elegir le estarás creando un conflicto de lealtad. Además te mentirá y te dirá aquello que tanto anhelas escuchar. ¿Eso es lo que quieres?
  • No se refugies en tus hijos para sentirte bien o no sentirte sola (si necesitas  hablar, busca un amig@, busca un grupo de personas en tu misma situación  o un terapeuta que te escuche, pero por favor, no uses a tus hijos como tus confidentes. Si lo haces le robaras su niñez y los harás adultos antes de tiempo).
  • No le/s mienta/s ni le/s engañes, en este momento necesitan saber que puede/n confiar en ti. 

¿Conocías el impacto que puede ocasionar un divorcio conflictivo en tu salud y en la de tu/s hij@/s?

P.D.: igual estas pensando que la teoría es sencilla y la práctica bien difícil ¿verdad? Me dices donde tienes dificultad y te ayudo a que sea sencillo conseguirlo.

 

Por MªDolores Manzanera/trabajadora social

DIVORCIO¿QUIÉN DECIDE EN LA RUPTURA?

TÚ A BOSTÓN Y YO A CALIFORNIA… ¿QUIÉN DECIDE?

¿Pueden los menores decidir sobre quién ejerce su custodia? 

Me gustaría que el Derecho fuera una Ciencia Exacta donde dos más dos sumaran cuatro, o que por lo menos, fuera capaz de regular una realidad tan difícil y cambiante como la que plantea el Derecho de Familia. Porque como abogada y madre, tengo la sensación que realidad y derecho muchas veces no se dan la mano, ni aplican el sentido común, que debería hacer prevalecer siempre el beneficio del menor sobre las peleas entre los padres.

Es verdad que cada vez esa realidad se complica un poco más, nos enfrentamos a situaciones nuevas que ni de lejos imaginábamos en nuestra niñez o adolescencia y entre otras cosas “nuevas”, los divorcios parecen ser el pan nuestro de cada día dando lugar a preguntas como esta: ¿pueden los menores decidir sobre quién ejerce la custodia? o, dicho de otra manera, ¿pueden decidir con quién vivir?

Desde mi punto de vista si, en medio de un proceso de divorcio, nos planteamos que el menor sea quien tiene que decidir con quién quedarse, entonces con toda seguridad, es que se ha desatado ya la cuarta Guerra Mundial entre los padres. 

Cuando las cosas funcionan, cuando aún hay convivencia y se reparte de manera “natural” el ejercicio de los deberes como padres, entonces todo se ve “normal”: se aceptan deportivamente las diferencias de opinión sobre la hora a la que tienen que volver a casa nuestros hijos, cómo se visten, maquillan o se comportan en la mesa… Y todo esto, si se hace de manera responsable, lo decidimos los adultos. Cuando declaramos la guerra al otro olvidamos que los hijos están, literalmente, en medio del campo de batalla recibiendo toda la artillería pesada en sus propias carnes.

Un menor NO PUEDE DECIDIR UNILATERALMENTE CON QUIÉN CONVIVIR. Esta cuestión tan transcendente la decide un adulto, padre, madre o a falta de acuerdo (o de sentido común) un Juez. De la misma manera que un hijo no decide cuando le apuntamos a clases de inglés o a cualquier otra actividad extraescolar porque “pensamos que es lo mejor para él» y no quiere ir, pero va. 

Y no puede decidirlo por sí solo porque ello supondría crearle un CONFLICTO DE LEALDADES, obligándole a tomar partido por uno u otro y otorgándole una responsabilidad sobre una cuestión que, con toda seguridad, no puede decidir aún porque no tiene la capacidad de pensar de forma crítica y lógica. 

Lo que pasa es que la vida real, como decíamos, se complica, los hijos van cumpliendo años y también van teniendo sus propios criterios sobre los diferentes aspectos de la vida. Hay veces, en la “temida adolescencia”, que se vuelven mas rebeldes, no valen los “porque lo digo yo y punto” (y menos hoy en día, que les pedimos opinión para prácticamente TODO). Por eso, traducir jurídicamente la vida real suele resultar complicado.

Desde un punto de vista jurídico hay que diferenciar dos situaciones: cuando el menor no tiene 14-15 años de edad y cuando ya los tiene y aún no ha cumplido la mayoría de edad.

Nuestro Código Civil al tratar el tema de la custodia establece que los Jueces oirán a los menores cuando estos tengan DOCE AÑOS O MÁS. Pero ojo, esta edad es una mera referencia cronológica, no tiene nada ni de mágico ni de absoluto. Además, una cosa es que el Juez lo escuche, y otra que la opinión del menor sea vinculante, porque no lo es. El Juez no tiene obligación de oírlo, es potestativo, y puede decidir no pedir la declaración del menor con esa edad, incluso si lo escucha puede tomar una decisión contraria a los deseos del menor. El régimen de visitas entre padres e hijos en los supuestos de divorcio está supeditado a la salvaguarda del interés superior del menor que, aunque es un concepto jurídico indeterminado, suele entenderse como el bienestar, la seguridad, el equilibrio y el desarrollo integral del niño.

Su opinión puede tener importancia siempre que tal deseo obedezca a una voluntad autónoma y ajena a presiones externas, a puros caprichos o a manipulaciones de uno de los progenitores…algo difícil que ocurra, pero para lo que se puede recurrir al auxilio de un perito que determine todas esas circunstancias (el famoso “informe psicosocial”)

En Derecho se va a tratar, en todo caso, compatibilizar el derecho del padre de comunicarse con su hijo y el interés superior de éste a alcanzar un adecuado desarrollo psicológico y emocional, lo que en muchas ocasiones representa un objetivo de muy difícil consecución.

Ahora bien ¿QUÉ PASA CON UN HIJO QUE YA TIENE 14 AÑOS O MÁS? Cuando se trata de adolescentes y más cuando están próximos a cumplir la mayoría de edad, el criterio de los Tribunales es no considerar procedente el imponerles la custodia de un progenitor en contra de su voluntad, ni un régimen de visitas estricto y estandarizado, debiéndose respetar la libre decisión de éste salvo en supuestos excepcionales. Y aquí empieza “la fiesta”. Si ya resulta difícil que recoja su habitación ¿cómo vamos a hacer para que visite a su padre o madre si no quiere? Pues, lamentablemente, va a ser misión imposible obligarle. 

Como he dicho, el Derecho no es una Ciencia Exacta y por desgracia, tampoco sirve para solucionar, a nivel práctico, muchos problemas que se plantean en el día a día. Imaginemos que nuestro ex solicita un cambio de custodia porque quiere que su hijo pase más tiempo con él, imaginemos que ese hijo tiene 16 años y que declara ante el Juez que quiere estar con los dos cuando en la práctica pasa más tiempo con uno de ellos (esta declaración se hace delante de su padre y su madre, es decir, todo muy “libre”) o que ese hijo declara que no quiere ver a uno de los padres porque vive mucho mejor con uno de ellos. ¿Qué pasa? pues que muchas veces el Juez, que es persona y tiene su propio criterio y además entiende que un hijo de 16 años no tiene por qué dejar de tener relación con alguno de sus padres, dicta una sentencia imponiendo una custodia compartida o un régimen de visitas más amplio…¿Qué va a pasar? pues con toda seguridad, NADA. El hijo no va a ver más a un progenitor porque lo diga un papel, porque el Juez no va a ir a su casa a obligarle a pasar una tarde con su padre o su madre.

Por eso, el cumplimiento de este derecho de visitas va a depender en gran medida, de la colaboración sensata y reflexiva de todos los elementos personales implicados en el asunto. Será una responsabilidad del progenitor que conviva con el hijo, del no custodio, del hijo, los hermanos mayores de edad, familiares, amigos y desde otro punto de vista, los propios Jueces, Fiscales, Abogados intervinientes y otros profesionales que auxilian en la toma de tal decisión.

No debemos olvidar que los menores son un conglomerado de emociones y sentimientos sumamente vulnerables.

Por María Luz Villarroya/abogada

CUÁNDO CONTAR EL DIVORCIO, QUÉ CONTAR Y QUÉ NO CONTAR A TUS HIJOS

¿CUÁNDO CONTAR EL DIVORCIO, QUÉ CONTAR Y QUÉ NO CONTAR A TUS HIJOS?

¿Cómo gestionar el divorcio estando embarazada o con menores de un 1 años? 

Los padres, ante el divorcio, nos preguntamos qué hacer para disminuir el impacto que implica el proceso de ruptura, y la respuesta siempre está en la manera de gestionar esta situación. En el post “el divorcio: tiempo de cambio familiar”  te explico en qué consiste la transformación familiar, los obstáculos que presenta la ruptura y el por qué es tan dolorosa. http://www.contigoeducapadi.com/beneficios-del-apoyo-acompanamiento-social-divorcio/

Transmitir la decisión de la ruptura es otro de los momentos más difíciles para los padres porque lo que les digas y hagas es muy importante. Del mismo modo que tu vida nunca volverá a ser igual tras la ruptura, el divorcio es un cambio muy importante para tus hijos.Por desgracia, muchos padres no lo ven así, pues creen que la relación con los hijos no cambiará mucho después del divorcio y mas si este se gestiona de mutuo acuerdo. Para los hijos el divorcio es una experiencia totalmente diferente a la de los padres y hasta los más pequeños perciben la diferencia. Si quieres que tus hijos se sientan seguros y protegidos después de la ruptura, y yo sé que es así, deberás proporcionarle seguridad y protección. 

¿Qué vas a encontrar en este post?

Cómo lo que le digas y hagas es lo más importante llegado el momento de comunicar la decisión del divorcio, vamos a ir viendo cuando contárselo, qué contarle y que no es conveniente contar a los menores sobre la ruptura de sus padres según la etapa evolutiva y necesidades de tu hijo para facilitar la comprensión de la situación. 

DIVORCIO DURANTE EL EMBARAZO

Como la llegada de un hijo comienza con la gran alegría de saber que estas embarazada, quiero comenzar en esa etapa ya que muchas parejas en situación de crisis desconocen cómo proceder en tan emocionante e importante momento al estar desarrollándose la vida de tu futuro hijo.

Los conflictos constantes de pareja durante el embarazo afectan de forma negativa tanto para la madre como para feto pudiendo ocasionar un parto prematuro, bajo peso al nacer…https://eresmama.com/problemas-familiares-podrian-dejar-secuelas-embarazo/. Además esto es lo que experimenta tu bebé cuando lloras de tristeza…https://eresmama.com/lo-experimenta-bebe-cuando-lloras-tristeza-embarazo/

Si te encuentras embarazada, y habéis decidido no continuar con la convivencia. Es importante que el futuro padre participe a tu lado del embarazo y te acompañe a todas las revisiones médicas, preparación al parto; y llegado el momento del parto este a tu lado experimentando la experiencia. El embarazo es un buen momento para hablar de cómo os vais a enfrentar y a organizar para participar ambos en la crianza y educación de vuestro hijo. 

Si hablar con tu pareja es difícil porque cada vez que lo intentas es imposible terminando aún más enfadados. Busca la ayuda de un mediador familiar profesional o un familiar que actúe como mediador natural (abuelos, hermanos, amigos de ambos),para que un tercero imparcial os facilite la comunicación entre ambos sin agrediros y lograr los acuerdos necesarios para que ambos podáis disfrutar de la llegada de vuestro hijo. 

 EL DIVORCIO EN LOS BEBÉS MENORES DE 1 AÑOS

Imagina que tenéis problemas pero en el embarazo tomasteis la decisión de esperar al nacimiento del bebé para ver si podíais solucionar vuestras diferencias. Intentos en vanos  e incluso con ayuda profesional, y cada palabra que dice el otro desencadena en un conflicto aún mayor.  El divorcio es la mejor decisión ¿Te es familiar esta situación? 

Los bebés menores de un año no tienen la capacidad de saber lo que está sucediendo, pero si perciben la tensión, estados de ánimo, leen las expresiones faciales, y reconocen  el tono de voz de sus padres y personas próximas a ellos. 

Lo principal es que estos primeros meses el bebé tenga tranquilidad y relativa paz a su alrededor. Tu hijo está en la primera etapa de su desarrollo y necesita generar confianza en el mundo que lo rodea para poder cimentar las bases de su desarrollo.

Sin ser consciente puedes transmitir todo lo que te sucede y provocar que lloren con mayor facilidad, se vuelvan mas irritables y tengan cambios en sus hábitos de sueño y alimentación.  

Si te encuentras pasando por esta situación, ya sabes que tu estado emocional y el de tu ex es una montaña rusa la cual os va a dificultar gestionar las emociones, y más, si hace poco que has dado a luz al estar más sensible de lo habitual por el descenso hormonal que se produce tras el parto. 

¿CÓMO PUEDES TRANSMITIR TRANQUILIDAD A TU BEBÉ?

  • Pasa más tiempo con el bebé. Cuando los padres se enfrentan al divorcio, puede verse reducido el tiempo que pasan con el bebé, provocando que el cuidado no sea de calidad. 
  • Abraza al bebé, mecerlo, y háblale con cariño. El contacto físico es muy importante para ofrecerles tranquilidad y seguridad. 
  • Comunícate con el bebé, no solo a través del contacto físico, sino también mediante el lenguaje verbal. No dejes de hablarle, cantarle, y jugar con él con el máximo cariño.
  • Mantén sus horarios y rutinas. Sé que es difícil porque en tu vida se han producido cambios y tienes que empezar a compartir el cuidado del bebé con tu ex pareja. Es importante mantener los mismos hábitos y rutinas del bebé de antes o, en todo caso, qué se alteren lo menos posible. Los hábitos y rutinas transmiten seguridad y son el comienzo de la base de la educación de tu hijo. 
  • Tener cerca del bebé un objeto que sea familiar para él o que le guste (un juguete, una mantita, un peluche, etc) y vaya siempre con él pues le va a transmitir seguridad. 

En los primeros meses y años de vida del bebé ten presente que la relación padre-hijo/a necesita el apoyo de la madre. Por tanto, si la relación con tu ex está en conflicto, intenta, llegar a un acuerdo con tu ex por el bien de tu hijo, pide ayuda a los abuelos (ellos estarán encantados de ayudaros y podrían actuar como mediadores naturales) o busca ayuda externa en un mediador o terapeuta familiar que te ayude en los puntos claves. Hasta en las guerras se declaran treguas, ¿por qué no podéis hacerlo vosotros? Si en la relación no existe maltrato ni el conflicto esta muy escalado podéis plantear por un tiempo determinado la coparentalidad, es decir, ser padres sin ser pareja bajo un mismo techo para disfrutar la crianza y cuidados de vuestro bebé (si se decide la coparentalidad, sugiero hacerlo por escrito). Si esto no es posible, cada uno en su casa con los acuerdos básicos para poder llevar a cabo la crianza compartida para que ambos participéis de su crianza y crecimiento respetando sus horarios de alimentación y de sueño. Las investigaciones demuestran que en esta etapa el bebé necesita la compañía, cuidados y atenciones muy frecuentes de papá y de mamá. 

Si eres el padre, permíteme insistir en la importancia que tiene poner en primera linea las necesidades de tu bebé. Hay mil maneras de participar en la vida de tu hijo sin arruinar su seguridad. Nadie te puede quitar el papel de padre biológico, pero tu eres el único responsable de proporcionarle el cariño y el apoyo que necesita para desarrollarse. 

En otro post hablaremos cuando el padre te abandona durante el embarazo y te ves sola ante la situación. Si este es tu caso. Haz una llamada y estaré a tu lado.

El camino acompañado siempre es más fácil. 

MªDolores Manzanera/trabajadora social

ANTEPROYECTO DE LEY DE IMPULSO A LA MEDIACIÓN EN PROCESOS JUDICIALES

LA VOLUNTARIEDAD EN MEDIACIÓN FAMILIAR

¿CÓMO AFECTA EL ANTEPROYECTO DE LEY DE IMPULSO A LA MEDIACIÓN A PROFESIONALES Y FAMILIAS EN PROCESOS DE RUPTURA?

www.contigoeducapadi.com

Tras la aprobación, el 11 de enero de 2019 por el Consejo de Ministros, del Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación se ha producido un movimiento general en el estado de mediación en España. El citado Anteproyecto introduce importantes cambios, pero hay uno enormemente llamativo, y es la necesidad de acreditar el intento de una mediación previa para la interposición de determinadas demandas como las de familia, es lo que en el Anteproyecto se denomina como “obligatoriedad mitigada”. Pero, cabe preguntarse cuál es este nuevo marco y con qué se van a encontrar quienes decidan iniciar un proceso de ruptura de pareja y los profesionales que los asesoren o defiendan.

Para definir el nuevo marco, tomamos como punto de partida el actual, que seguirá vigente hasta la aprobación definitiva del Anteproyecto. Definíamos mediación como proceso voluntario de resolución de conflictos en el que dos o más partes, con el apoyo de un profesional imparcial, generan sus propias soluciones. Y explicábamos que la voluntariedad era el primer principio de la mediación, y que ello suponía que, no sólo nos podíamos levantar en cualquier momento de una mediación sin que esto tuviera consecuencias en la resolución del asunto que se estaba tratando, sino que podíamos decidir asistir o no a las sesiones informativas. Este marco cambia por completo para determinadas materias como son los asuntos de  familia.

Cabe preguntarse qué ocurrirá para que se dé un cambio tanta trascendencia, pues bien, pasaremos de un texto legal que dice que: “La mediación es voluntaria.” -artículo 6 de Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles- a una nueva redacción con el siguiente texto: “1. La mediación es voluntaria. No obstante, los interesados estarán obligados a intentarla con carácter previo al inicio de un proceso declarativo en los siguientes casos:”, y en el primer caso en el que sesión informativa va a ser obligatoria, letra a) del citado artículo, es: “Medidas que se adopten con ocasión de la declaración de nulidad del matrimonio, separación, divorcio o las relativas a la guarda y custodia de los hijos menores o alimentos reclamados por un progenitor contra el otro en nombre de los hijos menores, así como aquellas que pretendan la modificación de las medidas adoptadas con anterioridad.”. Y podemos concluir de la lectura de esta nueva redacción que estaremos abocados a tomar contacto con la mediación familiar.

Hasta el Anteproyecto el único concepto que manejábamos al inicio del proceso de mediación era el de “sesión informativa”, ahora aparecen dos conceptos nuevos a tener muy en cuenta:

  • intento de mediación”, que el texto legal define en el párrafo final del artículo 6 diciendo que: “A los efectos de esta ley y la legislación procesal, se entenderá por intento de mediación, al menos, la celebración ante el mediador de una sesión informativa y una sesión exploratoria, que podrán haberse celebrado en un único acto, y haberse efectuado dentro de los seis meses anteriores a la presentación de la demanda…”.
  • sesión exploratoria, que el texto legal no define, y que entiendo se trata de una sesión en la que además de informar de los principios y el proceso, el mediador debe entrar en el tema objeto de mediación. Siempre he entendido que la sesión informativa procedía escuchar a la persona que ha venido a mediación, dejando que nos cuente durante unos minutos su historia y hacerle una devolución de la misma, con un objetivo claro que es generar la confianza necesaria para que voluntariamente decida quedarse en mediación. 

Necesario hacer también una mención a la repercusión que en tema económico puede tener acudir o no acudir a mediación. Las modificaciones introducidas en el artículo 17 de Ley 5/2012 nos llevan explicar, cuando hablemos de voluntariedad, que no acudir a la sesión informativa no tiene efecto directo en el proceso judicial. Tras el Anteproyecto, y de acuerdo con la modificación introducida en los artículos 5 y 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de costas, deberemos tener en cuenta que no acudir a un intento de mediación sin una causa, llevará la obligación de pago de los gastos de abogado y procurador, siempre que hayan intervenido y aunque no fuera obligatoria su participación en el proceso.

Al hilo de la obligatoriedad de la sesión informativa y de la posible repercusión de los gastos de abogado y procurador, señalar que si el Anteproyecto sigue adelante, también se verá afectado el principio de confidencialidad, puesto que los mediadores deberán informar de partes asisten o no, quedando exento este dato de la confidencialidad propia del proceso de mediación. Por ello, no sólo cuando hablemos de la voluntariedad sino también cuando hablemos de la confidencialidad, habremos de hacer referencia a esta obligación que recoge el Anteproyecto para los mediadores.

Con este Anteproyecto se por zanjada la eterna discusión sobre si la obligatoriedad de acudir a la sesión informativa vulneraba o no el principio de voluntariedad. Su razón de ser no es otra que la implantación de la mediación en España no ha tenido el resultado que se esperaba, y ante esta situación podríamos reflexionar sobre las siguientes cuestiones con el objetivo de conseguir su implantación real:

  • Generemos una cultura de la mediación a través de una cultura de la paz, y con un abordaje diferente del conflicto en todos los espacios, especialmente en educación.
  • Mantengamos la idea de voluntariedad en la medida de lo posible, no responsabilicemos a ésta de la necesidad de desarrollar la cultura de la mediación.
  • Aprovechemos la sesión exploratoria, la sesión informativa, y cualquier espacio para difundir la mediación, no olvidándonos los mediadores de la gran responsabilidad que tenemos al presentar a la mediación a las partes.
  • Generemos espacios donde las personas que han acudido a mediación puedan explicar a otras personas, no sólo las ventajas sino también la eficacia práctica de esta metodología.

Finalizo trasladando que con la aprobación de este Anteproyecto se da un paso más en la introducción de la mediación en nuestro sistema judicial. También la idea de que todo impulso es bueno, porque siempre va a suponer salir de donde estamos, sin olvidar que la Ley es un texto y que somos quienes trabajamos en mediación quienes seguimos teniendo la tarea de su implementación, sin olvidar lo importante que es ajustar los tiempos de puesta en marcha, ya que hasta que no nos toque jugar realmente con ella no moveremos ficha.

COMO SOCIEDAD AVANZADA QUE SOMOS, AVANCEMOS

Por Ángel Avilés/ mediador

LA NUEVA RELACIÓN DE MI EX Y SU RELACIÓN CON MIS HIJOS

¿TE PREOCUPA QUE LA NUEVA PAREJA DE TU EX SE OCUPE DE TUS HIJOS?

CÓMO SOBRELLEVAR EL TENER QUE COMPARTIR A TUS HIJOS CON LA NUEVA PAREJA DE TU EX.

www.contigoeducapadi.com

Nos divorciamos y rehacemos nuestras vidas, o no. Nos divorciamos y no es fácil. La vida en general no es fácil, pero ellos, nuestros hijos, deben ocupar el primer lugar ya que son los que más sufren durante y tras el divorcio de los padres.

Si la decisión del divorcio ha sido meditada o si se ha tenido que decidir “de la noche a la mañana”, si ha sido una decisión unilateral o de mutuo acuerdo y sin conflicto, si los acontecimientos han sido acompañados por un conflicto de corta o larga duración, etc., en cualquier caso, se debe actuar en el interés de los hijos.

Os preguntaréis porque hago hincapié en el interés de los hijos en un artículo que trata de indicar cómo sobrellevar el tener que compartir a los hijos con la nueva pareja de tu ex. Pues bien, son ellos los que después del divorcio siguen viviendo una situación complicada de entender y, muchas veces, muy dolorosa por tener que “dividirse” entre su madre y su padre. Por lo tanto, vivir en un entorno armonioso y tranquilo puede contribuir a mejorar su bienestar y a aceptar de un modo adecuado los cambios acontecidos y que están por venir.

Ante la dificultad de aceptar la idea de que tus hijos estarán con otra persona que mantiene una relación sentimental con tu ex, hay que preguntarse si las molestias son a causa de que tu ex tenga nueva pareja. Tal como se ha mencionado en artículos anteriores, tras la ruptura matrimonial se necesita tiempo para “librarse” de sentimientos de dolor, rabia, venganza, tristeza, miedos, etc. El periodo de duelo es imprescindible para cerrar heridas y recuperar la estabilidad emocional. Hace falta, en la medida de lo posible, identificar y separar estos dos hechos, para no contaminar el bienestar de los hijos con decisiones y actuaciones erróneas. 

Por ejemplo, es común encontrarse con la situación en la que, uno de los ex – cónyuges al no aceptar que su ex ha rehecho su vida sentimental, comienza a impedir a que los hijos pasen tiempo con su progenitor/a y con su nueva pareja, manifiestan acusaciones de malos cuidados durante las visitas de los hijos o, simplemente, se niega a contactar con su ex cónyuge cuando de los hijos se trata. Estas situaciones tienen un efecto directo sobre el bienestar de los hijos, sobre su estabilidad emocional y sobre su educación y, desde luego, positivo no es.

Una vez tener claro que se ha superado la ruptura de pareja, hay que recordar y tener siempre presente que los hijos son y serán de su madre y de su padre, pase lo que pase. Del mismo modo, para los hijos, su madre o su padre son irremplazables por una tercera persona (siempre y cuando estos están presentes en la vida de sus hijos). 

Un/a ex” tendría que ser un capítulo cerrado para ti, pero no para los niños que necesitan el hombro, los consejos y el amor de su madre/padre. Por ello, es importante tener una buena relación parental con el/la ex cónyuge. 

Del mismo modo, tener una relación correcta y cordial con la nueva pareja de tu ex puede contribuir a la creación del entorno armonioso al que hacía referencia al inicio de este artículo, que tanto beneficia el desarrollo de los niños.Los hijos son bastantes sensibles a la hostilidad entre sus padres y mucho más, entre un progenitor y la pareja del otro progenitor. Con seguridad, la pareja de tu ex intenta agradar a los hijos de su pareja para obtener una aceptación de ellos ya que este hecho puede influir mucho en la futura relación. 

Por otro lado, intentar mantener una relación cordial y de respecto con la pareja de tu ex quizás sirva para dejar de utilizar el concepto de “sobrellevar” que puede entenderse como soportar con resignación una situación que no satisface completamente. 

Un divorcio es en sí una situación difícil con momentos de tensión, estrés permanente, dudas y miedos. Al no ser que existan motivos verdaderos que nos preocupe con respecto a la pareja de nuestros ex (motivos que afecten al bienestar de nuestros hijos) es recomendable centrar nuestra atención en lo que realmente nos ayude a reestablecer nuestro equilibrio y el de nuestros hijos. 

Por Mihaela Raducea/trabajadora social

¿CÓMO AFRONTAR MI PRIMERA NAVIDAD DIVORCIADO?

6 RECOMENDACIONES PARA AFRONTAR LA 1ª NAVIDAD DIVORCIADO

Hablando de:Navidad en procesos de separación/divorcio

www.contigoeducapadi.com

Que cerca tenemos de nuevo Navidad. Época por excelencia de unión y reunión familiar en la que tratamos de disimular y ocultar cualquier conflicto o situación de crisis en las familias. Tiempo en que la familia adquiere mayor significado y dónde los valores familiares son reforzados por el constante bombardeo del cine televisivo, spots publicitarios y mensajes de amor en las actividades escolares de nuestro pequeños. 

 En 2017 comenzamos nuestra andadura navideña dedicando el post a las personitas especiales de nuestras casas ¿Cómo lograr una NAVIDAD feliz para nuestros hijos? cuando los padres están en pleno proceso de ruptura/divorcio,el cual podemos recordar en “Navidad en tiempos de ruptura” http://www.contigoeducapadi.com/la-navidad-tiempos-ruptura/

La Navidad no siempre es una época de alegría, felicidad o celebración, sobre todo para aquellos padres que acaban de divorciarse o romper su relación como pareja y tienen que adaptarse a la ausencia de su pareja y la lejanía de sus hijos en días tan señalados. Si estas viviendo esta circunstancia es normal que no te sientas capaz de celebrar la Navidad con la alegría con la que siempre lo has hecho y sientas que tu mundo se acaba. Este año tendrás que cambiar tus hábitos porque ya no podrás realizar las mismas actividades que las navidades anteriores.

El cambio y la adaptación familiar (hagamos hincapié en que la ruptura relacional no rompe la FAMILIA solo la TRANSFORMA en otra estructura la cual necesitará un proceso de adaptación en la vida cotidiana de padres e hijos) que supone el divorcio en nuestra vida sumado a nuestros recuerdos navideños de nuestra familia unida que brotan en nuestra cabeza de forma insistente nos puede llevar a afrontar la Navidad como una pesadilla y gran desasosiego, pero esta es una actitud que puedes cambiar aunque no resulte fácil y que depende exclusivamente de ti. 

Aunque este es un desafío muy duro, la actitud que tomamos ante la situación es fundamental para lograr de nuevo nuestro equilibrio y felicidad. Lo importante no es lo que te haya ocurrido sino cómo lo vas a afrontar. 

6 recomendaciones para hacer frente a tu 1ª Navidad divorciado/a

 

1.DISFRUTA TU TIEMPO LIBRE

Divorciarnos no implica que tengas que recluirte en casa y descuidarte, todo lo contrario. Ahora dispones de tiempo para ti, y es algo que tienes que aprovechar. Sal de compras, renueva tu armario, hazte ese cambio de look, date caprichos, apúntate al gimnasio, clases de salsa, actividades al aire libre, correr, nadar, yoga… Nuestro aspecto físico es el reflejo de cómo nos sentimos y verte bien a ti mismo/a supondrá un aumento en tu autoestima. Además yendo al gimnasio, haciendo actividades en grupo o yendo a la peluquería socializarás con otras personas.

2. CUIDADO CON LO QUE PIENSAS 

  Aunque es importante cuidar tu aspecto, lo es mucho más cuidar tu mente. Piensa en todo lo bueno que tienes en la vida, si tienes un trabajo, casa, familia y amigos ya tienes más suerte que mucha gente que no cuenta con todas esas cosas que tu pasas por alto. Hazte una promesa a ti mismo/a  y cuando aparezcan los recuerdo decir “de nuevo no me dejáis” permítete que invadan tu mente unos segundos pero a continuación cámbialos poniendo música que te guste o haciendo cualquier cosa que te anime, verás cómo te cambia el estado de ánimo en cuestión de segundos.   

También pregúntate “cómo me siento” si te sientes mal es que tienes pensamientos negativos. Es imposible sentirse mal y tener pensamientos positivos. 

  3. REFUGIATE EN TUS SERES QUERIDOS 

Vive el momento, no puedes quedarte toda la Navidad encerrado/a en casa incomunicada/o del mundo. Visita a tus padres, a tus hermanos y queda con tus amigos. No hay nada mejor que rodearte de las personas que más quieres para olvidar un mal capítulo de tu vida. Si no quieres que se toque el tema del divorcio en ningún momento  de Navidad díselo a tu familia, seguro que lo comprenderán y respetarán tu decisión. De esta forma, te asegurarás de que esos momentos de felicidad en familia no se estropee por el recuerdo.

4. ANÍMATE A VIAJAR SOLO 

¿Y si te apetece estar solo/a? En ese caso, informárselo a tus familiares y amigos para que no se preocupen por ti y queden tranquilos transmitiéndoles que estas bien pero que necesitas un cambio en tu rutina. Haz las maletas, coge un vuelo , un tren al sitio que más te guste y olvídate de todo. Viajar solo es una de las mejores formas de curarte y de conocerse a uno mismo. Además, vivir una experiencia nueva y diferente te hará sentirte renovado/a y te ayudará a no pensar en las Navidades que pasabas cuando estabas con tu pareja. Si no quieres perderte las comidas familiares y las quedadas con amigos, puedes tener ambas cosas con un poco de organización. 

5. DIVIÉRTETE CON SUS HIJOS

En tu tiempo con tus hijos la Navidad no tiene porque ser aburrida ni mucho menos un desastre ahora que te has divorciado/separado. Los más afectados en estos casos son los niños, por la escasez de recursos internos que tienen, por lo que tu objetivo principal deberá ser su felicidad. Apóyales, pasa todo el tiempo que puedas con él / ella y hazle reír en todo momento. Los regalos no son lo más importante para un niño cuyos padres acaban de separarse/divorciarse sino el tiempo de calidad que paséis juntos. Lo peor que puedes hacer es mostrarle al niño que estás triste y lloroso, porque entonces él se contagiará de esas malas vibraciones. Intenta que todo se desarrolle con fluidez y evita conflictos relacionados con el divorcio. Haced actividades juntos (cocinar, ir a patinar, jugar, bailar, ir al cine, al parque, hacer comprar, pasear, visitar a tus padres o amigosSi en estas fechas tienes vacaciones planifica bien el ocio con ellos. 

Si tu pequeño ha de pasar la Nochebuena o Nochevieja con su padre/madre, explícale con alegría todo lo que va a hacer y lo bien que se lo va a pasar con los abuelos, primos…  transmitiendo las ganas que tienen todos de disfrutar de su compañía también. Deberás mostrarte en todo momento fuerte aunque no sea así como te sientas (cuando salgan por la puerta arranca a llorar si no necesitas, permítete expresar tus emociones). Lo esencial será siempre hacerle ver a tu hijo que la ruptura es algo normal que puede pasar en la vida de una familia y que sus padres están bien.

6. AYUDA A LOS DEMÁS 

Si te sientes incapaz de hacer nada que te ayude a salir de tu tristeza (recuerda que estas viviendo tu pérdida relacional de pareja, social, económica, ruptura de lazos con familia extensa, etc… y es absolutamente normal sentirse muy triste, desganado, apático, importando poco el calendario y sus fiestas). Te animo a la posibilidad de que te apuntes a trabajos voluntarios para ayudar a los más necesitados o personas vulnerables (cuando ayudamos a los demás también nos ayudamos a nosotros mismo, no lo olvides). Puedes servir la comida de Navidad en un albergue de personas que no tienen hogar, visitar una residencia de ancianos para hacerles compañía, visitar a enfermos… sentirás una felicidad indescriptible y verás como tu sufrimiento te parece pequeño. 

El divorcio/ruptura es una etapa de cambio que debes afrontar siempre con pensamientos positivos, valorando lo que tienes en la vida y las pequeñas cosas que antes pasabas por alto. Si sientes que no puedes hacerlo solo/a en CONTIGO te acompañamos en tu camino; nosotros también hemos vivido TU experiencia. 

Por MªDolores Manzanera/ trabajadora social

¿PUEDO COMPENSAR EL PAGO DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS CON OTROS GASTOS?

¿PUEDO COMPENSAR EL PAGO DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS CON OTROS GASTOS?

Hablando de: compensar la pensión de alimentos en la ruptura

www.contigoeducapadi.com

Es una pregunta frecuente en los despachos de abogados. Muchos clientes se preguntan que si, por ejemplo, pagan una Comunión a un hijo que era un gasto no previsto y de coste elevado, pero luego no pueden llegar al pago de la pensión de alimentos, por qué se encuentran con una demanda de ejecución de alimentos. ¿Me pueden compensar el pago de la pensión por haberme hecho cargo de un gasto que no estaba previsto y que además era elevado?

La respuesta es NO. No se puede compensar el pago de una pensión de alimentos con gastos por otros conceptos. Ya en el colegio nos decían aquello de que “no se pueden sumar peras con manzanas”. Pues en estos casos ocurre lo mismo. Aunque esos gastos se hayan hecho en beneficio de los hijos.

Para poder compensar deudas debería cumplirse el requisito que exige el artículo 1.196 del Código Civilque es que “cada uno de los obligados lo esté principalmente, y sea a la vez acreedor principal del otro”.

Cuando hablamos de la posibilidad de compensar la pensión de alimentos no se cumple este requisito, es decir, no existe identidad entre los deudores recíprocos, porque el que tiene que pagar la pensión de alimentos es el progenitor no custodio, mientras que el que tiene derecho a percibir la pensión son los hijos menores y no el progenitor custodio, con lo cual los sujetos beneficiarios de cada una de las obligaciones son distintos.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la demanda de ejecución que se pone está fundamentada en la petición del cumplimiento de lo recogido en una resolución judicial, por lo que conforme a lo establecido en el artículo 556 de la Ley de Enjuiciamiento civil, únicamente podremos oponernos a esa ejecución por los motivos que se recogen en este artículo y la COMPENSACION NO ES UNO DE ELLOS.

De hecho el artículo 151 del Código Civil, también deja  claro que no pueden compensarse los alimentos con lo que el alimentista deba al que ha de prestarlos. Es por eso que no podemos intentar compensar el pago de prestación alimenticia con otras deudas que tengan los progenitores entre sí. Se trata de la misma prohibición que contempla el artículo 1.814 del Código Civil cuando establece que no se puede transigir “sobre los alimentos futuros”.

Básicamente sólo cabría oponernos a esa demanda de ejecución si alegamos:

1.-El pago de la cantidad íntegra reclamada.

2.-Acreditamos que hemos llegado a un acuerdo con la otra parte que consta en documento público, por la que no cabe reclamar esas cantidades.

Para alegar esto en un proceso de ejecución tenemos que tener un documento público, por ejemplo, un acta notarial, en el que se recoja que se ha compensado el pago de las pensiones alimenticias atrasadas e impagadas por la cantidad que le adeuda su expareja por los gastos, en este caso, de la Comunión. Esto se permite en el artículo151 del Código Civil en su apartado 2, cuando dice que “podrán compensarse y renunciarse las pensiones alimenticias atrasadas y transmitirse a título oneroso o gratuito el derecho a demandarlas”.

Es decir, solo podremos oponernos por este segundo motivo si antes de la demanda de ejecución los ex cónyuges fueron a un Notario y dejaron constancia de que esas cantidades impagadas por la pensión de alimentos que su ex mujer le reclama quedaron compensadas por lo que ella le debía. No vale por lo tanto acuerdos que se recojan en documentos privados firmados entre las partes.

Así que, si usted no quiere pagar la pensión de alimentos o quiere reducir su importe, porque ha habido circunstancias que han cambiado (que deberán probarse y, por supuesto, ser reales) y que no le permiten realizar su pago, deberá acudir al abogado para interponer una demanda de modificación de medidas que dará lugar a una nueva sentencia. Y será entonces, cuando esa sentencia diga que la pensión de alimentos debe extinguirse o reducirse, podrá dejar de pagarla o pagar una cantidad menor.

Por MªLuz Villarroya/ abogada

CUSTODIA COMPARTIDA Y PENSIÓN DE ALIMENTOS

CUANDO LA CUSTODIA COMPARTIDA ES PARA AHORRAR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS

Hablando de: divorcio legal 

Mi expareja pidió la custodia compartida y la consiguió; he descubierto que lo hizo para ahorrarse la pensión, porque ahora no recoge a los niños.

www.contigoeducapi.com

La custodia compartida es algo relativamente “novedoso”. En términos de evolución legislativa, diez años son apenas un suspiro, aunque tiempo suficiente para que la cuestión haya podido ser analizada por el Tribunal Supremo en un numeroso elenco de sentencias que han venido a establecer la siguiente doctrina jurisprudencial:

 «[La custodia compartida] Debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven» (SSTS 04/10/2009 y 29/04/2013, entre otras).

El Alto Tribunal señala que no es una medida excepcional, sino que al contrario, «habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis”.

Partiendo de posibilidad y desoyendo lo que el Tribunal Supremo pone por encima de todo (el interés del menor), muchos justiciables se han lanzado a pedirla con la idea de ahorrarse tener que pagar la pensión, con un enfoque miope, por no decir egoísta, de la cuestión, pues han pensado más en sí mismos que sus hijos.

Esto que yo considero un error tiene su castigo y es que cuando se la conceden entonces empiezan a surgir los problemas, porque se dan cuenta de que lo que se han ahorrado por un lado lo están gastando por otro (los frigoríficos hay que llenarlos, los armarios también), amén de que tienen que dedicarles el cien por cien de su tiempo y ahora ya sin contar con la ayuda del otro progenitor.

Aunque no es lo habitual –afortunadamente- se ha dado el caso de progenitores que, teniendo la compartida, de facto al final no han recogido a los menores, dejando el cuerpo muerto y excusándose en que “ellos no quieren venir a casa conmigo”.

En esos casos, después de agotar, como siempre, un intento de mediación o conciliación, si persiste la actitud pasiva, lo que procede es instar una modificación de medidas, para que la custodia sea exclusiva y, entonces sí, en función de las posibilidades económicas y de las necesidades de los menores, estableciendo, como no puede ser de otra forma, una prestación económica a favor del progenitor que sí está cumpliendo para afrontar los alimentos y contribuir a las cargas del matrimonio.

Esa modificación no sería un “castigo” para el progenitor que no cumple, sino que vendría a ajustarse al interés de los menores, los deseos manifestados por ellos y el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo. Es decir, que lo mismo que se utiliza para instaurar la compartida sirve para dejarla sin efecto.

Por José Ramón Sáez/abogado

EL DUELO EN EL DIVORCIO

He decidido divorciarme, ¿Qué es un proceso de duelo?

Hablando de: pérdida en la ruptura relacional 

        ¿Quienes los sufrirán? ¿En qué consiste?

www.contigoeducapadi.com

Cuando una pareja toma la decisión de separarse o divorciarse, inician una etapa nueva en sus vidas en la que tendrán que atravesar por un periodo de duelo o readaptación. La compañía, lo que se comparte, la convivencia, los hijos si los hay, las costumbres, lo cotidiano, los bienes materiales, la casa, etc… suponen tener que desprenderse de un estilo de vida y empezar a acomodarse a nuevas vivencias y personas. El duelo en el divorcio es el proceso por el que cada parte tiene que rehacer, aceptar y reacomodar su vida sin la presencia del otro miembro de la pareja. De hecho este proceso se complica cuando además los hijos pasan a convivir de forma exclusiva con uno de los progenitores, quedando el otro o la otra separado de sus hijos. Los cambios que hay que enfrentar son un duro golpe ya que siempre hay pérdidas y ganancias que generan un desequilibrio emocional, un vacío, una merma en bienes materiales que genera dificultades en las 4 dimensiones básicas de la vida: dimensión física, psicológica, social y espiritual.

Es un momento que genera sentimientos encontrados ya que el ser humano ha codificado el término divorcio como conflicto y no es común tener herramientas personales para poder combatirlo de forma óptima en breve espacio de tiempo. A esta situación personal, en la que se somatizan los problemas se une el mantenerse activo de cara al trabajo y a las responsabilidades y ello a veces resulta del todo imposible. Podemos afirmar que los hijos, la familia y los amigos son los tres ejes más vulnerables de la separación ya que con respecto a los 3 hay pérdidas. Por lo general cada parte de la pareja suele verse apoyada por su familia de origen y suelen distanciarse de forma radical de la otra parte, lo cual el divorcio no se hace solo de la pareja sino también de los miembros de la familia política. Por otra parte, los hijos pasan de ver a diario a los padres a adaptarse a un nuevo régimen de visitas que lejos de ser flexible y adaptarse a las necesidades de estos está pactado judicialmente de forma estricta. En la misma situación se encuentran las amistades, las cuales parece que socialmente las han instruido para posicionarse de un lado u otro.

Por tanto en el proceso de duelo en un divorcio se encuentran inmersos: las pareja, los hijos, las familias de origen, los amigos y a veces compañeros de trabajo e incluso vecinos.

Duelo procede del término dolo, dolor, y efectivamente el dolor suele adentrarse en las personas que están afectadas influenciando durante un tiempo más o menos largo sus vidas.

Se puede afirmar que este proceso está marcado por el modo en el que emergen sentimientos y emociones con más intensidad que nunca y que suelen ser: rabia, tensión, miedo, soledad, pérdida, dolor, opresión, afección de la alimentación y el sueño, sensaciones incapacitantes, emocionabilidad etc… Si la pareja es capaz de mantener una relación pausada y coherente esto puede sostenerse de una forma bien distinta a cuando la pareja está “en guerra”. Mentalmente cada parte suele preguntarse como es posible no conocer a la otra parte si han estado conviviendo años.

Este proceso de dolor es un camino que puede ser liviano cuando se busca ayuda profesional ya que por un lado nos pueden ayudar a recolocar esas emociones que nos asaltan, a escucharnos y comprendernos, a decidir por qué camino transitar (el de la infelicidad y las lágrimas o el de la recuperación y la felicidad) ya que los consejos del entorno (amigos y familia) no siempre es lo que necesitamos.

Hay procesos como la mediación, la intervención individual o grupal que ayudan a vivir este momento de forma consciente, controlada y eficazmente. Un divorcio significa que cada parte ha tomado la decisión de seguir el camino sin la compañía del otro/a pero cada parte está viva, de ahí la gran diferencia con los procesos de duelo por fallecimiento. 

El modo de abordar este proceso es crucial en aras a que se minimice el dolor y el bienestar de todas las personas implicadas. Desde Contigo familias libres, se ayuda a afrontar este proceso, se acompaña y se trabajan las emociones y experiencias que se van produciendo para evitar llegar a desarrollar traumas que afecten a nuestro futuro.

Eugenia varea/Trabajadora Social

PENSAMIENTOS NEGATIVOS EN LA RUPTURA DE PAREJA

QUITANDO BARRERAS EN LA RUPTURA

Hablando de: como influye el pensamiento en un proceso de crisis 

www.contigoeducapadi.com

Hoy participa en nuestro blog la psicóloga murciana María Guerrero con su artículo PENSAMIENTOS NEGATIVOS QUE HACEN DAÑO 

Comenzamos con una poesía de su libro «El canto de una sirena»

«Le fallaban las fuerzas, se fue dejando arrastar cuando ya no podía más, Cansada de tanta lucha por mantener su mentira, Sin más ganas de luchar.

Abrazó solo el momento que la vida le brindaba, Se le presento delante, un instante luminoso, que le enseñó la visión, de su realidad sin trababas.»

Como bien refiere ella» la mente es una barrera que nos aleja de quienes somos al tiempo que nos atrapa y pone serias dificultades para vivir el presente..»

Cómo hemos escrito en post anteriores la ruptura de pareja es uno de los momentos más dificiles al que se enfrenta el ser humano, no solo por el dolor, la decepción, tristeza, desazón, incertidumbre que nos causa sino también por las personas afectadas y porque impade todos los ámbitos de nuestra vida.

¿Cómo nos afectan los pensamientos negativos en la ruptura?, ¿De dónde parten? ¿Qué podemos hacer para  impedir que invadan nuestro presente?

María nos va ayudar a dar respuesta a todas estas preguntas.

«A menudo, nos preocupamos inútilmente por determinadas ideas que llegan a nuestra cabeza y no nos permiten ver con claridad la realidad que nos rodea.

Tenemos pensamientos negativos sobre como son las cosas que suceden en nuestro entorno, por lo que pensamos que sucederá y que anticipamos catastrófico. Esta forma de pensar influye en nuestro estado de ánimo, envolviéndonos en un círculo vicioso de negatividad y sufrimiento innecesario y gratuito… https://mariaguerrero.es/2018/04/los-pensamientos-que-hacen-dano/»

Por María Guerrero/psicóloga