SOCORRO ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REHACER UNA NUEVA FAMILIA TRAS UN DIVORCIO?

SOCORRO ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REHACER UNA NUEVA FAMILIA TRAS UN DIVORCIO?

Hablando de: Familia Reconstituida

www.contigoeducapadi.com

REHICE MI VIDA CON UNA NUEVA PAREJA  Y AMBOS HEMOS APORTADO HIJOS A ESTA NUEVA FAMILIA RECONSTITUIDA. TENEMOS PROBLEMAS DE RELACIÓN YA QUE MIS HIJOS NO LO ACEPTAN Y SUS  HIJOS NO ME ACEPTAN A MI.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Una familia reconstituida es aquella que forman una pareja en la que uno de ellos o los dos están divorciados y aportan a la nueva unión a los hijos de una parte o de las dos partes. Además la familia a veces se amplía cuando entre ambos nacen hijos de esta nueva unión.

Esta tipología de familias ya no suele ser extraña en nuestra sociedad pues supone la evolución de las actuales relaciones familiares. Primero vivían los abuelos, padres y nietos, posteriormente se pasó a la convivencia de la familia nuclear formada por padres e hijos y actualmente asistimos a la convivencia de personas que han decidido darse una segunda e incluso tercera oportunidad uniendo sus vidas a personas separadas que tienen hijos de otro matrimonio.

Aunque sea algo aceptado socialmente, no obstante conlleva unas dificultades asociadas ya que la vida en pareja tiene que conjugarse con la convivencia de los hijos que se aportan. Es aquí donde realmente existen graves problemas intergeneracionales pues los hijos no suelen aceptar con facilidad a la nueva pareja elegida por el “padre o madre” y además suele existir una presión añadida por parte de los ex cónyuges.

Es frecuente encontrar casos de nuevos padrastros, que creen que el nuevo matrimonio es una forma de autorización para el ejercicio de la paternidad, se imaginan que poseen un afecto y una autoridad que en verdad tienen que ganarse. De hecho podríamos afirmar que la cuentología popular nos ha hecho flaco favor con esos cuentos tradicionales en los que desde niños y a través de generaciones “Cenicienta” exponía a una madrastra mala que aceptaba a sus hijas pero no a la de su marido, “Blancanieves” mostraba a esa madrastra que quería matara la hijastra para que no le usurpara el protagonismo ante su marido, y un largo etcétera.

No existe de forma generalizada una literatura, experiencias compartidas e imagen social de que la familia reconstituida es tan válida como la nuclear y sí es cierto que cuando personas que proceden de historias, normas y vivencias anteriores necesitan un proceso de consolidación.

No se trata de ser complacientes en todo lo que los hijos de nuestra pareja quieren para comprar el cariño y la aceptación así como tampoco podemos pensar que somos un referente de autoridad para ellos. Tal vez el secreto reside en que desde los inicios de la constitución de la nueva familia se mantengan niveles de comunicación francos y fluidos. Es importante que no se piense que las cosas son de un modo concreto sino que hay que compartir espacios y vivencias.

Hay familias de este tipo que creen que solo por el hecho de iniciar la convivencia, todo llega solo y no es así. Contar con profesionales cualificados en el tema resulta de gran valía para poder unir intereses y sobre dotar a los adultos de estrategias para trabajar las relaciones en función de la edad de los hijos.

Afirmo rotundamente que estas familias pueden tener un nivel de éxito muy alto ya que la diversidad más que un factor inconveniente puede ser un refuerzo y un factor de enriquecimiento mutuo. No podemos deciros desde Contigo Educapadi que va a ser fácil porque requiere el desarrollo de destrezas y habilidades nuevas por parte sobre todo de os adultos. Pero aquí estáis implicados todos y para triunfar es necesario trabajar la unión y la relación y contáis con nuestro equipo profesional.

Algunos aspectos importantes que destacamos serían:

1) No tires la toalla cuando los hijos de tu pareja te digan “que no eres nadie”.
2) No intentes mostrarte diferente, “sé tú mismo/a” y hazles saber que tu pareja es importante en tu vida. Intégralos en vuestras actividades para que haya convivencia real.
3) Es necesario mantener una comunicación abierta bidireccional.
4) Nunca critiques ni minusvalores a los ex cónyuges, ya que son su otro progenitor. Al revés, integrálos porque forman parte de su “otra vida”.
5) Pensar que los hijos de cada parte nunca deben ser la responsabilidad de “la nueva pareja”, no delegar vuestras propias responsabilidades.
6) Si la relación entre padrastros e hijastros funciona, el nuevo matrimonio tiene garantías de éxito.
7) No tengáis prisa por conseguir objetivos, se trata de un proceso lento.
8) Ser empáticos con los hijos propios y de la nueva pareja poniéndoos en su lugar: es una reacción normal que los hijos sientan recelos porque alguien desconocido va a ocupar el lugar que antes tenía su padre o madre biológico. Ellos también tienen miedo.
9) Es necesario una combinación de paciencia, experiencia y sensibilidad para crear buenas relaciones familiares.

Por Eugenia Varea 

QUÉ PASA CON MIS DERECHOS HEREDITARIOS SI MI PADRE “SE JUNTA CON UNA” COMO PAREJA DE HECHO

QUÉ PASA CON MIS DERECHOS HEREDITARIOS SI MI PADRE “SE JUNTA CON UNA” COMO PAREJA DE HECHO

Hablando de: nuevas relaciones de los padres en edades avanzadas. 

¿QUÉ PASA CON MIS DERECHOS HEREDITARIOS SI MI PADRE
     “SE JUNTA CON UNA” COMO PAREJA DE HECHO?

www. contigoeducapadi.com

-¡Qué me dices!

-Si, como lo oyes…
-No me lo puedo creer, de verdad. Qué fuerte ¡EL ABUELO SE HA ECHADO NOVIA!

Seguro que esta conversación la habrá oído (o vivido) más de una vez; no es un caso extraño.

En muchas ocasiones la pareja suele ser una extranjera, mucho más joven que él, que -cosas del amor- se queda supuestamente prendada del yayo; pero no tiene por qué ser así. En otras ocasiones, a la novia la conoce en un viaje del Imserso.

Sea como fuera, mientras que esa unión se oficializa o no, surge una pareja de hecho, relación a la que muchos hijos ponen “reparos”, por decirlo de manera suave, puesto que ven peligrar “su herencia”.

Pues en esos casos la Ley viene a decir que los convivientes –como pareja de hecho- no tienen derecho a heredar de su pareja, salvo que se haya estipulado expresamente así por testamento; dicho de otra forma, si no se hace testamento, no puede heredar la pareja.

Ojo, que el yayo solo podrá testar a favor de la novia en la parte que se considera como de libre disposición, puesto que en todo caso siempre seguirán heredando los herederos forzosos (esos hijos).

En cuanto a la vivienda, si deciden inscribirse como pareja de hecho, el uso corresponderá a ambos, con independencia de quien sea el titular de la misma. Caso de fallecimiento, la novia quedaría en precario; está claro que el desalojo no se podría hacer por las buenas, pero tampoco genera ningún derecho de propiedad sobre la misma ni peligra, tampoco, la herencia.

También se ha planteado qué hacer cuando al abuelo le da por gastarse alegremente el dinero o malvender propiedades. Frente a esto hay que decir que cada cual es libre de hacer con lo suyo lo que le dé la real gana, con respeto a la ley y sin dañar a nadie, por supuesto. Solo en casos extremos, en los que se notara que ha perdido la cabeza, cabrían instar una declaración de prodigalidad o, incluso, incapacitarlo.

Así que, si al yayo (o la yaya, que tanto da), le da por “arrejuntarse” con alguien, bienvenido sea, que disfrute de su “tercera juventud” y a los hijos queda por decirles que se alegren por él, que no peligran sus derechos hereditarios que, esto siempre hay que recordarlo, no dejan de ser meras expectativas de derechos que no se confirman hasta que no se produce el deceso.

Por José Ramón Sáez

¿CÓMO LE CONTAMOS A NUESTROS HIJOS QUE NOS SEPARAMOS/DIVORCIAMOS?

¿CÓMO LE DECIMOS A NUESTROS HIJOS QUE NOS DIVORCIAMOS?

Hablando de: ¿Cómo afrontar la conversación con nuestros hijos para que comprendan la decisión del divorcio?

www. contigoeducapadi.com 

Este es uno de los momentos más difíciles a los que nos enfrentamos los padres una vez tomada la decisión de que nuestra relación finaliza. Esta conversación abre las puertas a un nuevo modelo de familia y lo que les digamos a nuestros hijos y cómo lo hagamos es clave, por eso es importante pensarlo muy detenidamente.

Si es posible lo haremos en dos conversaciones en días distintos para que todos tengan la oportunidad de pensar, reflexionar y asimilar la noticia. Planificaremos otra reunión favoreciendo el diálogo que les permita hacer preguntas, resolver dudas, expresar sus sentimientos para comprender la situación.

Del mismo modo que su vida nunca volverá a ser igual tras la ruptura, el divorcio es un cambio muy importante para nuestros hijos. Por desgracia muchos padres no piensan así, en ocasiones psicólogos, abogados,terapeutas nos dicen que si logramos un divorcio civilizado y justo, creando espacios para que nuestros hijos estén con ambos se reducirá el estrés no perjudicándoles nuestra decisión.

Pero eso no es lo que viven ellos. Ellos tienen una profunda conciencia de que su familia ha cambiado para siempre, incluso los más pequeños perciben la diferencia. INEVITABLEMENTE, los niños cuyos padres nos divorciamos sufren. Pero, transcurrido un tiempo razonable de elaboración del duelo, lo superan y se adaptan a la nueva situación sin dejar de añorar la familia que pensaban que tenían indestructible.

Si quieren que sus hijos se sientan seguros y protegidos después del divorcio, y yo sé que es así, debemos de proporcionarles seguridad y protección.

¿Cómo afrontar la conversación para que nuestros hijos nos comprendan?

Determinar cuándo se le va a contar al niño/s la decisión tomada.

  • Conveniente que estén padre/madre presentes para no dar mensajes contradictorios que puedan crear confusión.
  • Elijan un día en el que todos dispongan de tiempo suficiente para crear un ambiente familiar en el que el entorno sea tranquilo y sin interrupciones.
  • Aconsejable 3 0 4 semanas antes de que el padre/madre abandone el hogar.

Preparar con antelación lo que se les va a decir. Determinar que se les debe decir y qué no se debe decir, adaptándola a la edad de los niños.

  • ¿Qué cambios se van a producir? cambio de domicilio, qué va a pasar con el padre/madre que abandone el hogar, qué aspectos de su vida van a ser diferentes, etc. Se debe tratar siempre de no dramatizar y explicarlo todo con la máxima claridad.
  • Aclararles que el amor de los padres hacia los hijos no cambia con el divorcio y que podrán seguir queriendo a ambos padres después del divorcio. 

Con ello evitaremos reacciones en niños pequeños como miedos nocturnos, ansiedad de separación, temor al abandono, y les daremos permiso para que en ambos entornos se muestren como deseen sin sentir que traicionan al otro.

  • Dejar claro que ellos no son los culpables del divorcio de sus padres. Para que el niño/s no interprete que el/ellos han hecho algo malo y se sientan culpables de la situación.
  • Informar a los niños aunque sean pequeños adaptando la comunicación a su edad.
  • Presentar la ruptura como una decisión conjunta estando ambos presentes cuando tengan la conversación porque así no sesgamos la información que les damos a los niños generando desde el inicio el rol del “padre/madre bueno” “padre/madre malo”
  • Dejar claro que se rompe el vínculo como pareja, pero no como padres.

Trasmitir a los niños que sus padres no se van a separar de ellos aunque cada uno viva en una vivienda diferente, y que pase lo que pase van a tener a papá y a mamá siempre que les necesiten.

  • Durante la conversación con sus hijos cuiden su lenguaje verbal y no verbal.
  • Eviten las etiquetas del tipo “papá bueno” o “papá malo” sin trasmitir la idea de “víctimas” y “culpables”.
  • Evitar dar información explícita y excesivamente detallada.
  • No traspasar decisiones que solo corresponden a los padres.
  • Evitar manifestaciones de hostilidad o de crítica hacía el otro cónyuge delante de los niños.

Tras esta primera conversación dejen unos días y vuelvan a programar otra reunión familiar sobre todo cuando los niños son más mayores permitiendo que puedan preguntar y expresar como se siente y resolver dudas.

¡RECUERDE! Los niños necesitan tiempo para asimilar la decisión de sus padres. Y para ayudar a su adaptación es importante “comenzar con buen pie”

Por MªDolores Manzanera

 

La motivación, la gasolina que nos da la felicidad

LA MOTIVACIÓN: la gasolina que nos da la felicidad

Hablando de:  motivación familiar

www.contigoeducapadi.com

Cuantas veces nos decimos a nosotros mismos: si ganase más dinero, si tuviera una casa más grande, si estuviese con aquella mujer o con aquel hombre, si mi jefe fuera mejor, si ….., si ….. un despropósito de SÍES que lejos de ayudarnos a fomentar la consecución de nuestras metas, lo que hace es alejarnos y hacer que caigamos en desgracia.

No nos enseñan desde pequeños, en nuestras familias y en nuestros colegios a trabajar la motivación (tener un motivo + acción, ponerlo en práctica) y así vamos desarrollándonos como personas hasta el momento en que la QUEJA se convierte en el lema de nuestra vida.

De este modo en la familia son innumerables los ejemplos que podemos contar cuando nos dedicamos a hablar mal del jefe, del trabajo, del escaso sueldo….. con los amigos nos quejamos de la mala suerte que tenemos con la pareja que elegimos, con lo que no tenemos y así sucesivamente. Hasta que llega un momento en que de tanto repetir estos parámetros, nosotros mismos los creemos con tal veracidad que nos sumen en una depresión y desprecio por lo que nos rodea.

¿Cuántas veces manifestamos en casa la suerte de tener un trabajo, de ducharnos con agua caliente, de tener varios platos de comida al día, de tener a personas que nos cuidan y aman, de valorar esa casa o ese coche que hemos podido comprar con nuestro esfuerzo, ….?

Tal vez tu entorno, querido lector no es un despropósito, tal vez te has desmotivado y por ese motivo nada funciona. Te invito a que acudas a nuestras charlas sobre motivación, habilidades, comunicación, en definitiva a nuestra formación para recuperarte a ti mismo/a y tener una felicidad plena y consciente.

 

Por Eugenia varea