Divorcio y salud

CÓMO AFECTA EL DIVORCIO A LA SALUD DE TUS HIJOS

María era feliz en su matrimonio con Pedro. Llevaban cinco años y medio de relación y estaban muy ilusionados porque por fin, después de muchos cambios y dificultades parecía que las cosas empezaban a ponerse a su favor. Pedro había tenido que cambiar varias veces de trabajo, era un chico con una amplia formación pero no encontraba lo que buscaba. Finalmente le salió la oportunidad que siempre había soñado. Era en Alicante y le quedaba un poco lejos (ellos vivían en un pueblo que quedaba a una hora y media), pero creyó que merecía la pena el esfuerzo.Era su momento y no podía dejar escapar la oportunidad. María le apoyó siempre e intentó animarle demostrándole su confianza en él. Creía en él y sabía que saldría adelante a pesar de las dificultades y los meses que estuvo en el paro, bastante deprimido.

Pedro empezó a llegar tarde a casa y notarle extraño. María le pregunto porque no le avisaba cuando tuviese que quedarse hasta más tarde y si le sucedía algo. Él insistía en que todo estaba bien y que su jefe le hacia quedarse con alguna excusa de ultima hora que le obligaba a salir más tarde. Quiso creerle pero su intuición le decía lo contrario. 

Esa noche a las tres de la mañana se levantó porque no podía dormir. En el comedor estaba el móvil de Pedro y algo le dijo que lo mirara. No quería hacerlo, ellos dos siempre habían sido un equipo, eran muy buenos amigos, confiaban el uno en el otro, tenían los mismos valores, tenían un proyecto en común, se respetaban, había confianza, apoyo, admiración…¿qué podía pasar?

Pero no pudo contenerse. Cogió el móvil y miró los mensajes y allí empezó su angustia. Pedro había empezado una relación hacía tres meses y se llamaba Irene. Vio mensajes que le hicieron tanto daño que creyó que no iba a poder soportar tanto dolor. . . ¿Cómo podía aquello ser cierto? Era imposible…¡No!…¡Pedro no podía ser aquél!…Pero lo era. 

Estoy segura que esta situación no te es ajena porque bien te ha sucedido o bien conoces dentro de tu entorno familiar, social o laboral a quién la ha vivido. 

Ante estas situaciones decimos “me ha roto el corazón” “tengo el corazón roto”. Son de “ataque y derribo”, de repente te dan un golpe que no esperas y todo cambia sin que ni siquiera sepas por qué. Te quedas desubicada, en shock, como si hubiera pasado un tsunami y se hubiera llevado toda tu vida y te quedas como…”pero dónde estoy…y ahora qué….”.

Qué pasa con nuestra salud cuando “nos rompen el corazón”.Aunque te cueste creerlo puede producirte un impacto brutal a largo plazo sobre tu corazón y salud física; riesgo de ataque al corazón, llagas, problemas digestivos, activación de células cancerígenas, propensión a infecciones, resfriados frecuentes, etc. https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180611/divorciarse-mata-ciencia-descubierto/311969123_0.html

Sabías que la misma sensación que tienes tu cuando de repente te dan un golpe que no esperas, la tiene/n tus hij@s cuando escuchan de sus padres que han decidido DIVORCIARSE.

¿Cómo afecta el divorcio conflictivo a la salud de tu/s hij@/s?

Para los niños un divorcio es una situación angustiante, y es frecuente que somaticen estos hechos porque no tienen aún los recursos suficientes para expresar sus emociones. Así que lo manifiesten con síntomas físicos como dolores de barriga, fiebre, irritabilidad, cambios de comportamiento, vómitos, problemas para dormir, inapetencia, etc. Incluso también afecta a los más ‘peques’ de la casa: «Los niños pequeños también sufren el divorcio. Aunque no lo entiendan, son como esponjas que absorben las tensiones. Los más pequeños lo suelen manifestar con retrocesos en el desarrollo evolutivo, como volver a utilizar el pañal o que no quiera comer solo, chuparse el dedo, rabietas frecuentes, lloros constantes, caprichosos, despertar a media noche o hacerse pis en la cama cuando ya esa etapa la había superado. Por su parte, los mayores casi siempre tienen alteraciones de conducta y peor rendimiento escolar, consumo de alcohol e incluso tonteo con las drogas.

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo?

Las consecuencias en tus hij@/s pueden ser mas o menos graves dependiendo de varios factores. Grado de conflicto previo a la ruptura entre tú y tu ex pareja, si ha habido una crianza conjunta o por contra los roles parentales lo teníais definidos como tradicionales, capacidad económica de ambos progenitores así como vuestro estilo de vida. Las reacciones de tus dependerán de su edad, de las explicaciones que le/s digáis sobre la ruptura, si se mantiene o no relación la con ambos padres, si hay acuerdos entre tú y tu ex, si hay un grado alto de conflictividad, etc.

  • Dedica al menos unos 30 minutos para estar con tus hij@/s, preferentemente haciendo algo que les guste, preguntándoles por su día, intereses, amigos, invita algún amig@ a merendar, etc.
  • Exterioriza tu cariño hacia ell@/s constantemente y habla con ell@/s todas las veces que sea necesario de forma clara y honesta sobre lo sucedido en casa, escuchándoles bien y comprobando que no le/s queda ninguna duda con respecto a la decisión que estás tomando (sin darles detalles pues eso pertenece a tu esfera personal).
  • Recuérdale/s que no tienen la culpa del divorcio/separación, y que tampoco pueden hacer nada para uniros de nuevo.
  • Observa los cambios de actitud que pueda/n tener tu/s hij@/s.
  • Intenta mantener la misma rutina cotidiana, límites y disciplina. Si es imposible intenta que sea lo más similar posible, pues esto le/s dará tranquilidad y seguridad.
  • Apoya las relaciones de tus hijos con la familia de su ex pareja(abuelos, tíos, primos, etc.), a menos que sean perjudiciales para ellos.
  • Busca ayuda en familiares y amigos para manejar las emociones.
  • Cuanto mejor te lleves con tu ex pareja, mejor se encontrarán tus hijos. 
  • No permitas que su hijo esté en mitad del conflicto, ni mucho menos que sea intermediario ni haga de mensajero.
  • No hables mal de tu ex pareja en presencia de tu/s hij@/s.
  • No utilices a tus hij@/s como detectives para averiguar la vida de tu ex pareja.Recuerda que su vida personal a ti ya no te importa y, además has perdido todo el poder sobre su vida.
  • No compitas con tu ex pareja por el amor de tus hij@/s. Ellos os adoran a los dos por igual y si le obligas a elegir le estarás creando un conflicto de lealtad. Además te mentirá y te dirá aquello que tanto anhelas escuchar. ¿Eso es lo que quieres?
  • No se refugies en tus hijos para sentirte bien o no sentirte sola (si necesitas  hablar, busca un amig@, busca un grupo de personas en tu misma situación  o un terapeuta que te escuche, pero por favor, no uses a tus hijos como tus confidentes. Si lo haces le robaras su niñez y los harás adultos antes de tiempo).
  • No le/s mienta/s ni le/s engañes, en este momento necesitan saber que puede/n confiar en ti. 

¿Conocías el impacto que puede ocasionar un divorcio conflictivo en tu salud y en la de tu/s hij@/s?

P.D.: igual estas pensando que la teoría es sencilla y la práctica bien difícil ¿verdad? Me dices donde tienes dificultad y te ayudo a que sea sencillo conseguirlo.

 

Por MªDolores Manzanera/trabajadora social

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *